Salud y dieta vegetariana hoy en día parecen ser sinónimos. La dieta vegetariana cuenta actualmente incluso con una ideología propia; la filosofía vegana.  Esta ideología plantea disminuir la explotación animal por fines ecológicos y por empatía hacia los demás seres vivientes.

No sin contar con detractores, la dieta vegetariana es una opción nutricional que gana cada vez más adeptos entre quienes desean alcanzar un mayor bienestar. La misma, se basa en la supresión parcial o total de la ingesta de proteínas animales.

Así, pues, existen distintas formas de vegetarianismo según el grado de consumo de alimentos de origen animal que admiten. Todas estas formas de vegetarianismo esgrimen argumentos sobre los beneficios de esta dieta para la salud.

¿Vegetarianos o carnívoros? ¿qué dieta es mejor para nuestra salud?

El ser humano es omnívoro. Sin embargo, en términos de requerimientos nutricionales, no es exactamente igual al resto de especies omnívoras . La pregunta sobre la naturaleza alimentaria del hombre ha llevado a muchos, a especular que somos fundamentalmente vegetarianos. Ciertamente, no tenemos garras para cazar, ni dientes para desgarrar la carne de los animales que comemos.

 

Control sobre el fuego y mejoras para la salud

La manipulación y control sobre el fuego contribuyó a la evolución del cerebro humano.

 

No obstante, la ciencia y la filogenia del género homo parecen demostrar que el consumo de carne nos ha hecho humanos. En efecto, el desarrollo del cerebro ha dependido en buena medida del consumo de proteínas animales.

Asimismo, el descubrimiento del control sobre el fuego, permitió facilitar el proceso de digestión de las carnes y demás alimentos. Junto con el fuego, se desarrollarían tecnologías para la caza, por lo que la evolución del cerebro humano vino de la mano del desarrollo cultural.

Un tema polémico

El tema es polémico y ha sido objeto de arduos debates por parte de especialistas y doctos en la materia. Ciertamente, muchos de los alimentos que realmente pueden reemplazar las proteínas que podemos obtener de las carnes, no pueden ser digeridos por nuestro organismo sin apelar a la cocción.

Las legumbres, cuyo tiempo de cocción suele ser bastante prolongado, son un claro ejemplo de lo anteriormente dicho. Es claro que una ingesta adecuada de proteinas es imprescindible para nuestra salud integral.

Aún si se supone que somos carnívoros, pero no estrictos, en todo caso no se ha determinado cuál es la proporción de proteína animal recomendable para preservar la salud.

Dieta paleolítica

La dieta paleolítica, basada en la observación de los patrones nutricionales de sociedades de cazadores y recolectores, puede arrojar algunas pistas al respecto. Esta dieta se basa en la idea de adecuar la alimentación al entorno evolutivo del ser humano. Así, se plantea la hipótesis de que las tribus de cazadores y recolectores vivían de forma similar a las bandas del paleolítico.

Más allá de comprobar las analogías entre cazadores y recolectores y humanos del paleolítico, se ha demostrado que las tribus de cazadores y recolectores presentan una prevalencia menor de enfermedades frecuentes en occidente. En otras palabras -pese a no contar con los avances de la medicina moderna que puede prolongar la vida de pacientes enfermos-, poseen una mejor salud.

Para más sobre la dieta paleolítica consultar:Dieta paleolítica y neurogénesis

Revolución agrícola neolítica

Sin embargo, la revolución agrícola del neolítico permitió un mayor acceso a la alimentación a base de cereales, además de que introdujo leves modificaciones adaptativas. Por ejemplo, la tolerancia a la lactosa como adaptación al consumo de derivados lácteos de animales de rebaño.  Sus beneficios apra la salud, sin embargo, han sido severamente cuestionados.

La deita de los tipos sanguíneos, por otro lado, propone una alimentación específica para grupo sanguíneo. Según esta corriente, existen ligeros cambios en el organismos cuyo correlato se expresa en los antígenos de la sangre. Así, por ejemplo, la tolerancia a la lactosa se atribuye al pastoreo y se asocia con el grupo B. La evidencia ceintífica sobre este tipo de dieta, huelga decir, no es concluyente.

Grupos sanguineos y dieta

Tipos de dietas vegetarianas:

La dieta vegetariana varía según el grado que admiten de consumo de productos de origen animal:

Vegetariana estricta o vegana: Excluye el consumo de cualquier tipo de producto animal o de procedencia animal.

Lacto-vegetariana: Es igual a la dieta vegetariana estricta, pero admite el consumo de lacteos.

Ovo-vegetariana: Admite el consumo de huevos dentor del régimen de alimentación vegetariana.

Ovo-lacto-vegetariana: es una mezcla de las dos anteriores, no obstante que incorpora el consumo de huevos.

Pesco-ovo-lacto vegetariana: igual a la anterior, pero admite el consumo de carne de pescado.

Semi-vegetariana: admite el consumo ocasional de carnes

¿Cómo podemos llevar una dieta vegetariana equilibrada y que preserve nuestra salud?

Antes de plantearse llevar a cabo una dieta vegetariana, conviene consultar al nutricionista. Por otro lado, sustituir las cantidades de vitamina B12 (cobalamina) que suministra la carne no es tarea fácil para quienes se han planteado una dieta vegetariana. A este respecto, los suplementos de vitamina B12 pueden representar una buena opción.

Otra alternativa para el consumo óptimo de vitamina B12 -habida cuenta de que es de muy difícil obtención a través de alimentos de origen vegetal-, es el consumo de alimentos fortificados.

Algunos de los vegetales que contienen vitamina B12 en cantidades bajas son el brócoli, los espárragos, los brotes de soja, y algunas variedades de algas.

Demás está decir que la deficiencia de vitamina B12 puede acarrear graves problemas de salud. Por consiguiente, este es quizás uno de los puntos claves a tomar en cuenta toda vez que se decida llevar una dieta vegetariana.

También te podría interesar leer: ¿Cómo llevar una alimentación balanceada?

Mitos sobre el vegetarianismo

Mito: La dietas vegetarianas carecen de suficientes proteínas:

Realidad: Muchos alimentos de origen vegetal tienen suficientes proteínas como para compensar la proteína animal, sobre todo, si se incluyen legumbres, semillas y frutos secos a la dieta.

Mito: los vegetarianos presentan insuficiencia de calcio en su dieta.

Realidad: aunque no consuman leche ni carne, los vegetarianos pueden absorber suficiente calcio de vegetales de hoja verde como la espinaca y la berza.

Mito: no es seguro para niños ni mujeres embarazadas seguir duna dieta vegetariana.

Realidad: la dieta vegetariana es segura para todos, en tanto se consulte a un nutricionista para advertir las especificidades y requerimientos nutricionales particulares. No todos los organismos son iguales, independientemente de la edad o el género.

Mito: La dieta vegetariana es buena para adelgazar.

Realidad: se puede engordar siendo vegetariano. En efecto, los carbohidratos que consumimos habitualmente son de origen vegetal, al igual que la mayoría de aceites comestibles. No obstante, sustituir algunas fuentes de carbohidratos refinados por vegetales puede representar una mejora cualitativa en la dieta.

El veganismo:vegetarianismo con ideología

veganismo ética y salud

El veganismo es una decisión ética antes que nutricional.

Lejos de defender los beneficios para la salud de una dieta exclusivamente vegetariana, los veganos -que en la práctica son vegetarianos extrictos-, subrayan la necesidad de empatizar con el resto de los seres vivientes con los que compartimos el planeta, además de destacar las nefastas implicaciones ecológicas de la sobreexplotación animal.

Así, pues, el veganismo es una desición ética antes que nutricional.

Para más sobre la filosofía vegana Filosofía vegana

 

Los gladiadores eran vegetarianos

Quizás nos sea difícil imaginar a estos robustos guerreros siendo vegetarianos, en parte por los mitos antes señalados. Era fuertes y gozaban de una formidable salud y, sin embargo -según estudios drealizados sobre sus restos óseos-, los gladiadores eran casi exclusivamente vegetarianos.

La salud de los Gladiadores vegetarinos

Los gladiadores eran vegetarianos.

La dieta de los gladiadores se componía mayoritariamente de frijoles y granos. De hecho, comían mucha cebada. Algunos textos antiguos se refieren a ellos como “hordearii”, que traduce como “comedores de cebada”.

La ciencia ha demostrado que la literatura de la época no les llamaba así por mero capricho.

De igual modo, los estudios indican que los gladiadores consumían alguna fuente adicional rica en estroncio y calcio. Esta fuente, se especula, pudo ser la ingesta de cenizas de diferentes plantas para fortificar los huesos ante posibles lesiones, (ayudando a cicatrizar y mejorar la recuperación tras haber recibido fracturas).

Deportistas vegetarianos famosos

Algunos deportistas profesionales llevan un régimen de dieta vegetariana. Las tenistas Venus y serena Williams llevan una dieta vegana, el tres veces medallista olímpico de snowboard es otro vegetariano célebre del mundo del deporte. Nate Diaz, el famoso luchador de la UFC quien venció a Conor MacGregor, es también vegano. A la lista se suman muchos otros, para quienes una dieta vegetariana planificada, les ha brindado los mejores resultados.

11 destacados deportistas veganos

Salud, vegetarianismo y deporte