Evidentemente los tiempos han venido cambiando significativamente en las últimas décadas. Por lo que las principales causas de conflictos familiares podrás canalizarlas de diferentes maneras, para evitar que todo se complique.

Es común y forma parte de la vida la presencia de conflictos y discusiones entre los diferentes parientes del núcleo familiar. Y es inocultable el hecho de negar quien no haya tenido alguna discusión con sus padres o hermanos.

Por lo tanto cuando se presentan desavenencias entre los miembros de una familia, y estos no se resuelven de manera inteligente. Siempre quedará el reconcomio y el odio como producto residual de severas discusiones.

Entre las principales causas de conflictos familiares, se deben enumerar los siguientes:

  1. Discusiones entre los progenitores por problemas asociados a vicios como el consumo excesivo de alcohol. O también de sustancias alucinógenas y psicotrópicas, que desestabilizan la relación entre los miembros de la familia.
  2. Problemas comunicacionales entre los integrantes de la familia, que generalmente derivan en agrias discusiones por falta de entendimiento y razonamiento lógico para buscar una afectiva salida.
  3. Situación económica inestable que irremediablemente termina en fuertes e inagotables conflictos. Donde entran en juego todos los miembros de la familia en condición de producir para mantenerse, y no ser una carga.

Los vicios ayudan a que haya conflictos familiares

Los vicios relacionados con el juego, con el consumo de alcohol y con el uso inapropiado de drogas. Siempre conlleva a que se formen extensas discusiones que de no solucionarse pueden generar conflictos familiares irreconciliables.

Ahora bien, sin tomar en consideración el origen del problema. No caben dudas de que es una carga muy pesada que destruye y fomenta las discusiones familiares. Las cuales poco a poco carcomen la integridad familiar.

Existen otros vicios que no afectan la salud, pero que son el inicio de una serie de tormentosas discusiones entre los familiares. Ya que lo que se pone en riesgo es probablemente la vivienda, el vehículo u otro preciado bien.

QUIZÁ TE INTERESE...  ¿Hay beneficios en el Ayuno?

Y nos referimos a esas personas aficionadas a los juegos de cartas como el póquer o la baraja española. Donde los jugadores apuestan grandes sumas de dinero e inclusive ponen en garantía propiedades habidas en unión marital.

Los apostadores hípicos despilfarran inmensas cantidades de dinero haciendo apuestas en los hipódromos. Y esto es causa frecuente de grandes conflictos familiares, porque la mayor parte de las veces no se gana nada.

Otra causa de frecuentes inconvenientes, peleas y discusiones se presenta cuando algún miembro de la familia es un farmacodependiente. El cual de no poder suministrarle la ración diaria del medicamento sedante se pone agresivo contra todos en la familia.

Las infidelidades crean conflictos familiares

En todas las situaciones que amenacen una relación de pareja, la que causa mayor daño emocional y moral son las infidelidades. Las cuales en opinión de buena parte de psicólogos y sociólogos, son causas frecuentes de conflictos.

Las infidelidades conllevan a una serie de trastornos, que irremediablemente afectan la estabilidad matrimonial. Y por ende es la precursora de conflictos familiares; que se inician con discusiones hasta que se escapa de control.

Por ende las infidelidades tienen efectos devastadores en la familia y es una causa que erosiona lentamente la unión de pareja. Ya que todos los días los miembros de la familia permanecen en una perenne discusión.

Las infidelidades generalmente terminan en una ruptura matrimonial, lo que indefectiblemente  genera ansiedad y angustia entre los hijos. Ya que muchas veces ellos mismos no saben con cuál de los progenitores se quedará.

Aunque las infidelidades son causa frecuente de conflictos familiares en el seno del hogar. Este tipo de conflictos sostienen los orientadores se deben ventilar en privado, a fin de no perjudicar el desarrollo emocional de los niños.

Ahora se entiende el hecho de grandes discusiones que muchas parejas hacen a vox populi por el hecho de querer llamar la atención. Solo con el afán único de buscar notoriedad y popularidad entre el colectivo.

QUIZÁ TE INTERESE...  Yoga y técnicas de respiración para emergencias (2da. Parte)

Las enfermedades causan conflictos familiares

En la época que se vive actualmente, en el ambiente existe una gran cantidad de enfermedades de transmisión sexual. Que indiscutiblemente son la causa principal para el fomento de las discusiones familiares.

Es inadmisible que una relación se pueda mantener en el tiempo cuando uno de los miembros del clan familiar es la causa evidente de grandes discusiones y conflictos que tienen su origen en la promiscuidad de sus integrantes.

El peligro de contagio con ciertas enfermedades venéreas pone de manifiesto grandes conflictos familiares. Toda vez que por causa de relaciones sentimentales de los hijos, pueden traer esas discusiones entre jóvenes.

Hoy en día se debe preservar la salud de todos los miembros de la familia, y son innumerables los casos de fuertes discusiones y desavenencias por causa de no querer usar el tapaboca para prevenir el contagio de la peste.

Soluciones para tratar los conflictos familiares

Muchas familias mantuvieron exitosas relaciones durante muchos años pero el ingreso de una nuera o de un yerno, ha devenido en frecuentes peleas y discusiones que atentan contra la estabilidad emocional de sus integrantes.

Por supuesto no todo el mundo es monedita de oro para ganarse el aprecio y la consideración de sus congéneres. Pero el mejor modo de vivir es cuando no hay discusiones familiares de ninguna índole.

Y eso se logra aprendiendo a convivir con sus familiares en un ambiente aislado de tensiones emocionales que de un momento a otro puedan devenir en una infructuosa discusión, de la que después habrá que arrepentirse.

Por eso, puedes buscar ayuda y hacer sesiones de Mindfulness en familia para que así todos canalicen sus errores y aprendan a llevar una mejor vida.

QUIZÁ TE INTERESE...  Medita varias veces a la semana para mejorar tu salud

Orientación profesional para solucionar conflictos familiares

Para solucionar los conflictos familiares se debe buscar en muchos casos la ayuda y asesoría de expertos profesionales en la solución de conflictos existenciales. Como son los psicólogos, los sociólogos y los psiquiatras.

Indefectiblemente la ayuda psicológica tiene un gran valor a la hora de buscar solucionar los conflictos familiares. Siempre por medio de una asesoría externa que se ha preparado profesionalmente para atender estos severos casos.

Efectivamente la ayuda profesional prestada por un psicólogo clínico especializado en la resolución de conflictos familiares, resulta de un inmenso valor. Toda vez que se resuelven problemas incompatibles. En muchas ocasiones el consejo oportuno dirigido por uno de esos profesionales. Conlleva directamente a limar asperezas y malos tratos por parte de los miembros que integran la familia.

Orientación profesional para solucionar conflictos familiares

Las personas que pierden el control sobre sus emociones, o que cambian de carácter por presentárseles inconvenientes ínfimos. Deberán requerir ayuda psicológica o psiquiátrica antes de que se agrave el asunto y sea demasiado tarde.

Este tipo de situaciones se presenta cuando se presume la existencia de una ansiedad o de una angustia relacionada con su estado de salud general, que evidentemente debe ser diagnosticado por un profesional.

Una vez que el galeno haga su diagnostico y emita su opinión, seguramente recetará al sujeto con algunas grajeas. Las cuales lo ayudarán definitivamente a controlar su malestar para evitar de esta manera que continúen los conflictos.

Masajes relajantes para solucionar conflictos familiares

Los masajes relajantes son de gran ayuda en la solución de conflictos familiares porque ayudan a eliminar situaciones estresantes. Que en la mayoría de los casos son el origen de estas angustiantes situaciones.

La reflexoterapia es de mucha ayuda para despejar la mente y colabora exitosamente en la solución de conflictos. Toda vez que proporciona al paciente una sensación de plenitud existencial sin precedentes.