Hoy podrás aprender sobre las diferentes técnicas de relajación espiritual. Por ello, en este caso debemos acotar que la tranquilidad del espíritu es fundamental para las personas. De nada sirve tener la parte física al día, es decir, estar en el peso ideal, tener un cabello sano. Así como también tener una piel lozana y fresca, una dentadura perfecta, y no gozar de paz interior.

La relajación espiritual es fundamental para que las personas se sientan alegres y prestas para enfrentar todos los avatares y piedras que el destino les tenga en su camino. Si una persona no está en paz con su conciencia, si no está espiritualmente fortalecida, no será nunca una persona feliz.

Es importante además conocer los caminos que te pueden llegar a fortalecer; esa paz espiritual que tanto se desea. Y que a pesar de todos los contratiempos se puede conseguir y por esa razón hay que aprender a buscarla. Ponte cómodo porque ahora mismo vamos a ver a continuación cómo conseguir la relajación espiritual que tanto necesitas.

Algunas formas de conseguir una verdadera relajación espiritual

No olvidemos que las cosas no vienen solas, porque siempre hay que procurarlas. En este caso, aprende cómo podrás encontrar la paz y relajación espiritual mediante las siguientes técnicas. Las cuales te ayudarán de ahora en más una vez comiences a aplicarlas en tu día a día.

La meditación

La meditación profunda y relativamente prolongada nos ayuda a encontrar cierto grado de relajación espiritual; Todo depende de cada persona y de la capacidad que tenga para concentrarse en dicha meditación.

Por ejemplo las personas que practican Yoga, saben cómo hacerlo. Lo mismo las personas que se han dedicado a la práctica del método Pilates como una especie de rutina diaria. La cual entre ejercicios físicos para fortalecer sus músculos y las sesiones de meditación logran conseguir una especie de éxtasis parecido al Nirvana.

QUIZÁ TE INTERESE...  Legumbres y granos ¡Cuidado! ¿Son tan saludables como creemos?

Cuando una persona medita, generalmente hace un análisis retrospectivo y busca encontrarse a sí mismo. De la misma manera, a medida que va avanzando en su análisis va encontrando posibles causas de sus estados de depresión. También de angustia, de miedos o de complejos de inferioridad, de culpas y otras causas por demás sofocantes para el espíritu.

Si la persona logra encontrar esas causas y reconocerlas, ya solo le resta trabajar para sanar el espíritu y adentrase en la búsqueda de la tan anhelada paz espiritual. Esto se logra con la implementación conjunta de otras herramientas, también muy poderosas como la oración.

La oración

La oración como ya dijimos es una de las armas más poderosas que las personas tienen para buscar la relajación espiritual. Cuando una persona ora, en el buen sentido de la palabra, pues debemos aclarar que no es lo mismo orar que rezar, generalmente haya esa paz espiritual que tanto necesita para estar bien consigo mismo y con los demás.

El que ora, haya paz y sosiego a sus angustias y sus temores: más el que reza solo estará gastando tiempo de su vida y arando en el mar. Una persona puede pasar horas rezando y al final estará solamente agotado de tanto repetir la misma letanía de memoria. Mientras no logró llegar a oídos de Dios alguno.

En cambio cuando una persona ora, es como si estuviera literalmente conversando con su Dios. Y como la fe mueve montañas, con seguridad que esa persona se sentirá reconfortada y lista para enfrentar todos sus temores. Siempre con las armas más fuertes del universo que son la confianza y el hecho de sentirse apoyados y protegidos por un ser Supremo e invencible.

Mediante la oración, sea a un santo, a la Virgen, al Universo, al Ángel de la guarda o al mismísimo Dios, las personas se sueltan. Pero también liberan sus temores, descargan sobre los hombros de ese ser amoroso y misericordioso que los va a proteger, todas sus inquietudes y se sienten fortalecidos de espíritu.

QUIZÁ TE INTERESE...  ¿Qué es la celulitis y cómo combatirla?

La lectura

La buena lectura, selectiva y edificante es como un verdadero sedante para el espíritu. Si una persona cultiva el hábito de leer todos los días, no importa dónde ni en qué momento lo haga tendrá relajación espiritual. Puede ser mientras le atienden en un consultorio, mientras espera en el coche a alguien que está haciendo alguna diligencia o donde sea. Entonces esta persona estará poniendo un granito de arena para encontrar la paz del espíritu.

La buena lectura, no es aquella que alguien te imponga, la buena lectura es por el contrario aquella donde tú encuentres una forma divertida o edificante de relajarte sanamente. Puede ser sacar crucigramas, resolver dameros, suplementos de tiras cómicas o algún tema que te apasione, novelas vaqueras o novelitas rosas.

Leer es aprender, leer es recrearse, leer es construir. Pues mediante la lectura las personas logran algunas veces tranquilizarse y si buscan asesoría, un buen librero puede dar con el libro indicado para ayudarte a salir de alguna situación embarazosa.

La ejercitación

Ejercitar el cuerpo, contribuye grandemente a alcanzar también la relajación espiritual además de la muscular o la ósea. La natación por ejemplo es sumamente relajante y hace que todos los músculos y los huesos del cuerpo humano, se pongan en movimiento.

Realizar caminatas periódicas y al aire libre, proporcionan las absorción de mayor cantidad de oxígeno con ello sus consabidos beneficios.

También las personas pueden practicar Yoga, Pilates o simplemente asistir a un gimnasio para relajarse, de alguna manera, colateralmente, los beneficios no irán orientados solo a la pérdida de peso, a tonificar los músculos o a fortalecer los huesos. Sino que de alguna forma también beneficiará la parte más vulnerable del ser humano, el espíritu.

QUIZÁ TE INTERESE...  Conviértete en maestro Reiki pasando los 3 niveles iniciales

La respiración

Mediante una respiración controlada y profunda se pueden conseguir diferentes estados de ánimos. Que en cualquiera de los casos, todos serán para beneficio de la persona que la practique. Una respiración bien llevada en todo el sentido de la palabra, puede hasta vencer un severo dolor de cabeza o en cualquier otra parte del cuerpo.

La supresión del dolor mediante la respiración, es tan efectiva que se dice que una mujer puede conseguir un parto natural sin dolor alguno. Cuando se sabe que los niveles de los dolores de parto se pueden comparar con la ruptura simultánea de varios huesos.

Una buena respiración también induce a un sueño profundo y reparador, esto está íntimamente ligado a la oxigenación de la sangre en los pulmones. Siendo que una vez que la sangre se haya purificado, es transportada al cerebro  y es allí donde se oxigenan las células. Entonces debemos suponer el beneficio tan grande que nos aporta una respiración sostenida y bien guiada para hallar relajación espiritual.

Charlas de relajación

La asistencia eventual o periódica a talleres y charlas donde se puede aplicar algo de hipnosis y muchos deseos de superación. Es algo que es indiscutiblemente oportuno y pertinente para hallar la paz del espíritu.

Charlas de relajación

Hay personas que se han especializado en esta materia y profesionales de la medicina que se inclinan más a sanar las heridas del espíritu que las del cuerpo. Estas personas son capaces de sacar a un alma errante y perdida en el espacio y ubicarla en un terreno firme y seguro para poder enfrentar la vida con aplomo y con una actitud positiva.

No deje pasar la oportunidad de asistir a talleres de mejoramiento profesional, de búsqueda de superación personal. Y sobre todo de todo aquello que se relacione con la paz espiritual.