Meditación desde el corazón: Vive desde tu Realeza

Te explicamos las principales formas de meditación y cómo pueden ayudarte en tu vida cotidiana

La meditación viene del vocablo latín meditari, que significa tratar y considerar, y es toda aquella acción que te lleva a conectarte en el aquí y ahora para escuchar y observar todo fenómeno interno o externo desde la paz y la calma, para así responder de la manera más elevada, siendo tú mismo. También es el arte de enfocar el pensamiento e intenciones en una idea u objetivo visual, y en caso de distracciones, escucharte para encontrar las respuestas que permitan amaestrar tu mente.

La tradición Sikh proveniente de la India, explica la existencia de 3 mentes personales: una mente negativa (conservadora), una mente positiva (optimista) y la mente neutral, que funciona como  juez encargada de equilibrar las percepciones de las 2 primeras mentes para así tomar las decisiones adecuadas, desde tu verdadero Ser. Sin embargo, el estrés crónico y la oscuridad de algunos momentos de nuestras vidas opacan a la mente neutral, dificultando tomar decisiones con la consciencia clara y alejándonos de la felicidad plena.

Para recuperar esta facultad natural, tenemos a la meditación como herramienta fundamental, pues te permite recordar que puedes escucharte a ti mismo y retomar el control de tu mente, tus emociones y tu salud física (que a la final son una sola), proyectando este balance en todas tus acciones.

Como toda arte, tiene varias vertientes para su realización que van desde lo espontáneo, a lo estructurado (meditaciones con indicaciones predeterminadas). Te describimos las principales a continuación.

Tipos de meditación

Tipos de meditación

La magia está en la sencillez: Meditación espontánea y visualización

La primera (y fundamental) que puedes realizar, si estás comenzando en el camino de la meditación, es cualquier ejercicio espontáneo donde proyectes tu imaginación y tu concentración, con la intención de relajarte en el presente y la conciencia de tus acciones. Puede ser a través de una historia (visualización guiada) y/o en la relajación gradual de cada parte de tu cuerpo. La meditación se acompaña siempre con la toma de consciencia sobre la respiración, pues es el puente principal entre la mente consciente y las funciones corporales inconscientes. Quien equilibra su respiración, se equilibra a sí mismo.

Para realizarlas sólo necesitas de ti mismo y tu disposición para abrir el tiempo y espacio que mereces. Puedes sentarte cómodamente o acostarte y dejarte llevar. En portales como Youtube puedes encontrar muchas visualizaciones guiadas para impulsarte en tu camino y expandir tu imaginación.

Budismo y el Zen: Vivir el Vacío

El budismo, una de las corrientes filosóficas más importantes (muchos practicantes evitan considerarlo una religión) sigue principalmente las enseñanzas del Siddartha Gautama (Gran Buda) así como otros maestros de dichas corrientes. Cabe destacar que la palabra Buda se traduce principalmente como ‘iluminado’. Por ende, aunque se les llame budas, con budismo nos referimos en realidad al camino de la iluminación, entendiendo principalmente, que la vida –como la gran mayoría la concibe- es sufrimiento.

Refiere esta tradición que una de las claves principales para liberarte del sufrimiento y recuperar este ‘estado’ de conciencia necesitas vaciar tus pensamientos y prejuicios. Más allá de la filosofía, existe la herramienta de la meditación zen, básicamente contemplativa y estática pero en una postura y patrón de respiración definidos (Zazen). Aunque algunos los discuten como una meditación, en fin es una excelente opción para observar y dejar ir tus pensamientos, y mantenerte en unidad con tu ser, logrando con la práctica esa vacuidad que está al alcance de cada uno de nosotros.

Tipos de meditación

Tipos de meditación

Kundalini Yoga: La realeza que viene del espíritu

Esta es una de las vertientes del yoga más completas y diversas de todas (específicamente la transmitida por Yogui Bhajan, el cual es la más difundida y de la cual comentaremos). Esta es una tecnología bastante poderosa, que combina el trabajo del cuerpo físico del Hatha Yoga, con gran diversidad de efectivas meditaciones. Muchas de éstas, sagradas y/o reservadas a través de las tradiciones orales (nunca registradas en escritura) de yoguis ascetas de distintas partes de la India, que reservaban dichas tecnologías sólo para los aprendices más avanzados o los gobernantes más importantes (Muchas técnicas de Kundalini Yoga provienen del Raya Yoga, donde Raya significa realeza de la mente neutral).

Este estilo ya presenta meditaciones con indicaciones y objetivos predeterminados. Incluyen pranayamas (Ejercicios de respiración consciente), mudras (cerraduras con las manos y dedos), mantras, y distintos puntos de enfoque de la vista; dando así una amplia variedad de recursos prácticamente inagotable, para darse cuenta que la meditación es todo un arte complejo y poderoso, ricamente nutrido gracias a la intuición de la sabiduría de tantos yoguis a través de los siglos, con efectos ya comprobables por la ciencia moderna.

No se menosprecia en lo absoluto el poder de las meditaciones espontáneas, pues además de la relajación. Se induce a ellas en algunos momentos y pausas entre ejercicios. Sin embargo, siempre recuerda que el fin principal de toda tradición es que la actitud meditativa la tomes como parte de ti mismo en cada momento de tu vida, reflejándose en tus actos al compartir tu felicidad.

¿Te animas a aprender a meditar?

Si después de leer este artículo te han entrado unas ganas irresistible de adentrarte en la meditación te proponemos asistir a nuestras clases de meditación en Madrid donde aprenderás desde el incio y sin ningún conocimiento previo a meditar. Informáte y ve a probar una clase de meditación.

LEER MÁS  Los orígenes del Reiki. Lo que nunca te contaron.