Antes de entrar en materia con la séptima rama del YogaDHYANA” (La meditación), debemos aclararles algunos conceptos básicos sobre el tema. En primer lugar comentarles que el Yoga es una disciplina legendaria cuyos orígenes se ubican en La India.

Continuando, les diremos que esta disciplina está constituida por ocho ramas. Y que Dhyana, es la séptima de éstas y es de la cual hoy se va a desarrollar este tema. La Dhyana se desenvuelve en base a la meditación del yogui.

Esta rama es tan importante como cualquiera de las seis anteriores. Y también tan importante como la octava y última rama que componen la estructura fundamental de la disciplina. Ya que cada una está direccionada hacia lo lograr un objetivo en particular. Y todas entre sí, le dan forma precisa a un todo universal.

Se considera que el Dhyana, es un método de respiración que tiene sus fundamentos en el budismo y el hinduismo. Por allá por el siglo VI antes de la era cristiana, Buda Gautama, fundó la conocida Escuela del Dhyana.

Esta escuela de meditación consideraba que solo mediante esta práctica se podía llegar a ser un gran iluminado. Un Iluminado, es lo que muchas personas de corrientes religiosas paralelas a la cristiana, consideraban que era Jesús de Nazaret.

Los que no lo reconocieron nunca como el mesías o el hijo enviado por Dios. Más bien sí le acreditaban el título de Iluminado porque reconocían que Jesús había traspasado los límites de lo normal.

Al realizar milagros, sanar enfermedades incurables como la lepra y la ceguera, resucitar algunas personas, fue tomando fama. Incluso lograr su propia resurrección, traspasar paredes, apaciguar las tormentas y caminar sobre las aguas. Jesús se convierte en un ser dotado de poderes muy especiales que lo catalogan como Iluminado.

QUIZÁ TE INTERESE...  Yoga y técnicas de respiración para emergencias (2da. Parte)

Historia de la Dhyana

La Dhyana, como les comentamos al principio, tuvo su origen en La India, pero luego fue introducida en China, y es allí donde comienza a formar parte indivisible de todo lo que en sí encierra la doctrina o disciplina del Yoga.

En estas tierras, no menos legendarias y místicas, el Dhyana conforma por sí misma una escuela. La cual se conoce también como Escuela del Chan, que sería su traducción al idioma chino. Por la influencia del taoísmo, la práctica sufre algunas transformaciones.

El principal objetivo de esta escuela era proponer la meditación como único medio para llegar a la iluminación. Desde China, continuó extendiéndose hacia otras fronteras, de esta manera llegó a Corea. Donde entonces adoptó otra nomenclatura conocida como Seón, mientras que en Japón adoptó el nombre de Zen.

Hoy en día en todas partes del planeta, se practica esta disciplina como parte integrante de la Gran Disciplina que es el Yoga. Y que además viene a ocupar el séptimo lugar en las ocho ramas con sus correspondientes preceptos cada una. La cual es conocida definitivamente como el Dhyana del Yoga.

¿Cómo practicar el Dhyana?

Tomando en cuenta que el Dhyana es una forma profunda de meditación. Primero debemos concentrarnos para lograr su contenido en un ciento por ciento. Lo primero que se debe saber es que no se puede llegar a una efectividad plena de la noche a la mañana.

Es preciso mucha práctica para lograr educar la mente. Así logrará que se abra al dominio de este grado de concentración mediante la meditación. Se trata de un despertar de la conciencia que en la mayoría de los seres humanos está como en reposo.

El budismo y el hinduismo han marcado pautas para encontrar el camino hacia la iluminación. La meditación Dhyana, es la clave para que un individuo se sienta real. Así como también sentirse plenamente realizado como ser viviente del Cosmos.

QUIZÁ TE INTERESE...  Los 4 tipos de Niños Índigo: ¿Generación de Maestros? (Parte 1)

En realidad todas las doctrinas de corte religioso, no cejan en la búsqueda de la conexión del ser humano con el Inmenso Universo, y que éste a su vez pueda comulgar con la divinidad universal.

Veamos pues que el Dhyana es el séptimo escalón de la doctrina y no se puede saltar, sustituir o ignorar. Cada una de estas ramas pueden tener alguna similitud y definitivamente que guardan una relación muy estrecha entre una y otra. Pero no hay que confundirlas, ya que cada una de éstas remas son bastante precisas.

Debemos tener muy claro además que no se pueden confundir los conceptos de concentración con meditación. Para poder meditar hay que concentrarse, y para meditar hay que estar concentrado, más estos términos tienen diferente significados.

De hecho la concentración es la base de la sexta rama de yoga, y mediante ésta es entonces cuando el individuo puede llegar a conocer la séptima rama que es la meditación.

¿Cuáles son las características más resaltantes del Dhyana?

Como quiera que mediante la meditación que es la base fundamental del Dhyana, es que se puede llegar a la Iluminación. Vamos a ver cuáles son sus principales aspectos que la caracterizan:

Características más resaltantes del Dhyana

Características más resaltantes del Dhyana

La perfecta comprensión

Se trata de comprender el sufrimiento como una de las grandes verdades del budismo. El ser humano no se puede deslindar en modo alguno del sufrimiento en ninguna de sus diferentes caras o facetas.

Se considera además que el deseo es el origen del sufrimiento. Ya que los individuos sufren por lo que no tienen o por lo que pierden. Así podemos entender que perder a un ser querido, la salud, bienes materiales o un proyecto de vida, causa sufrimiento.

QUIZÁ TE INTERESE...  Asertividad. Aprende a decir "NO" y otras muchas cosas.

La perfecta emoción

Se trata de evitar o no pertenecer al mundo falaz, es decir renunciar a todo lo mundano y a la vanidad. Y luego aceptar cualquier situación que se nos presente con la mayor naturalidad y la mejor disposición.

Actuar siempre de buena fe, no llevar la mala intención por delante. Ni mucho menos tratar de sacarle provecho a todo en perjuicio de los demás. Ser equilibrados en este sentido y darle el sentido correcto a todas las situaciones.

El perfecto hablar

No mentir, no calumniar ni difamar, no exagerar y rumorear de los demás, aplicar la compasión. No ser frívolos ni irrespetuosos.

Actuar con perfección

Se refiere a no cometer delitos en cuanto al sexo se refiere, no cometer adulterio, esquivar la lascivia, no robar (la inocencia de una persona). Tampoco cegar la vida de una persona ni atentar contra sus pertenencias.

Otros aspectos a considerar

Entre otros aspectos a considerar, tenemos el abstenerse del tráfico de personas o animales. La venta o tráfico de armas de guerra, abstenerse de todos los vicios.

Además no se debe cejar en la búsqueda de los cuatro Dhyanas que a saber son: Piti y Sukha, Dutiyajjhana, Tatiyajjhana y Cattuthajjhana.

La importancia del Yoga Dhyana

Como pudimos observar a lo largo del tema, una vez el yogui llegue a este nivel de meditación, entonces el mismo podrá reconocer que ha trascendido como ser humano. Ya que será por mucho, superior al común denominador u hombre de a pie.

Los yoguis que practican la séptima rama del Yoga, tienen en cuenta en todo momento cada uno de estos aspectos que ya superaron o superarán para así poder elevarse más y lograr la primera fase d la octava rama. Nivel al cual todos añoran llegar y muchos pocos lo logran.