Te explicamos por qué no conseguimos tener ese vientre plano que deseamos y las causas de la desprogramación de la faja abdominal.

Existen diversos factores que provocan la aparición de las temidas tripitas o barriguitas.

La creencia generalizada es que un exceso de grasa se nos acumula en esa zona y, si bien en parte es cierto, no todo es culpa de las pizzas y las hamburguesas.

Esto nos lleva muchas veces a realizar exigentes planes dietéticos o planes deportivos. Dietas muchas veces injustificadas, cientos de abdominales semanales, miles de kilómetros de running al año… pero la tripita sigue ahí.

¿Qué está ocurriendo?

Lo que está sucediendo es que mi faja abdominal natural, el músculo conocido como transverso del abdomen, ya no realiza su función de faja, se ha “desprogramado”.

Si yo me compro una faja en la tienda y se estropea, compro otra y listo. Pero esta faja natural va conmigo, no puedo sustituirla, y si ya no cumple su función de faja, su función de sujetar los órganos internos, mal asunto…

Buenas noticias!! Esto puede solucionarse en gran medida!!

En general, el gran público desconoce su cuerpo y en particular las causas de por qué mi faja abdominal deja de sujetar, se va hacia afuera, se desprograma…

Si conocemos las causas que me pueden llevar a tan temida situación (panza abdominal J) quizá podamos poner algo de remedio. Vamos a ello.

Diafragma tenso

vientre plano madrid centro

El diafragma es el principal músculo de la respiración, desconocido para muuuucha gente. Si mi diafragma está tenso, los órganos internos son presionados hacia abajo (mal para el suelo pélvico) y hacia afuera (malo para mi tripita). Esto empuja los órganos internos hacia mi faja abdominal que la mantiene constantemente hacia afuera diciéndola “hazme sitio” que necesito espacio, es decir, desprogramándola. El diafragma suele estar tenso por bloqueos provocados por estrés o por causas emocionales.

QUIZÁ TE INTERESE...  Los orígenes del Reiki. Lo que nunca te contaron.

No hace falta ser un ejecutivo agresivo para estar estresado. El ritmo de vida diario ya nos puede estar provocando tal situación y no ser conscientes de ello. Y más aún, podemos tener un bloqueo emocional desde hace años y no percibirlo y tener nuestro querido diafragma tenso.

Existen técnicas terapéuticas y de automasaje para relajar el diafragma, así como las técnicas hipopresivas.

Inactividad

La faja abdominal se activa con el movimiento. En caso de desequilibrio es parte de la musculatura que primero se activa. Si yo me paso la vida sentado/a o tumbado/a la faja abdominal se vuelve perezosa, interpreta que no la necesitamos tanto, empieza a desprogramarse…

Malas posturas

Si tengo tendencia a ir desgarbado o sentarme igualmente, mi parte frontal del cuerpo irá constantemente flexionada hacia delante, lo que provoca abombamiento de mi zona abdominal hacia afuera, empujando constantemente mi faja abdominal hacia el exterior… ¡¡tripita!!

Si mi postura es más erguida, el simple hecho de alargarme, de crecer, ya activa y alarga, estiliza la zona abdominal … Crece!!

Edad y genética

La musculatura de la faja abdominal, como la de todo el cuerpo, posee tejido conjuntivo. Este tejido no es igual de consistente a los 20 años que a los 50 o 60. Con la edad se produce cierta degeneración y no sujeta de la misma manera. Además, mi constitución física determinada en parte por mi genética, hace que de unas personas a otras este tejido conjuntivo pueda tener cierta variabilidad.

Actividades y Costumbres

Hay ciertos hábitos que influyen en la desprogramación de la faja abdominal. Saltar, correr, apretar/empujar en el W.C. , tos continuada, etc, son hiperpresiones que padece tanto el suelo pélvico como la faja abdominal. Estas hiperpresiones habría que convertirlas en

QUIZÁ TE INTERESE...  ¿Por qué tendrás más años de vida evitando el estrés?

Hinchazón abdominal

Son muchas las causas que nos pueden provocar hinchazón abdominal y no ser conscientes de ello, ya que se puede estar produciendo de forma continua y creer que es algo “normal” y confundirlo con “tengo barriga por las hamburguesas”…

• En primer lugar podemos tener hinchazón abdominal de nuevo por el estrés.

Este afecta a nuestra flora bacteriana y puede provocar más gases de los deseados. Estos gases buscan espacio para expandirse en el interior de nuestros intestinos y le dicen a la faja abdominal “vete hacia afuera que necesito espacio” provocando la consiguiente relajación de nuestra faja y contribuyendo a nuestra querida tripita.

vientre plano madrid centro

• En segundo lugar, nuestra alimentación es fundamental si queremos disminuir la hinchazón abdominal.

Hay alimentos que nos pueden producir gases (cebolla, lechuga, legumbres…) alimentos considerados por todos como saludables pero que según la persona le pueden no ir tan bién. Y ya hemos visto como los gases “buscan” espacio para expandirse.

Mención aparte para aquellos alimentos que nos pueden provocar algún tipo de alergia o inflamación intestinal y no estar dándonos cuenta. El café, azúcar, harinas blancas, lácteos, alimentos con gluten … son los candidatos en la alimentación moderna.

Existen métodos para controlar la ansiedad a la hora de comer. ¿Cuantas veces no has podido controlar las ganas de engullir cualquier cosa porque lo «necesitabas»? Para estos casos puede que te sea útil, por ejemplo, el Laser Stop Kilos de Más.

• La menstruación puede ser otro motivo de hinchazón abdominal.

• Y por último, las bebidas gaseosas son firmes candidatas a provocarnos hinchazón. Estas vienen ya con los gases incorporados, estamos metiendo directamente gas en nuestro cuerpo así que el gas buscará su espacio dentro de él, diciéndole a la faja abdominal que se relaje y se vaya hacia afuera para estar más cómodos. Cerveza, refrescos de cola, tónicas, agua carbonatada…

QUIZÁ TE INTERESE...  ¿Tienes miedos? Si tu respuesta ha sido si, no debes dejar de leer este post

Vemos así como existen muchos factores que me provocan mi tripita/barriga. Muchos de ellos evitables, basta con cambiar y estar atentos a ciertos hábitos y costumbres.

 

Existen también técnicas a nuestro alcance para, por ejemplo, relajar el diafragma o tonificar/reprogramar la faja abdominal, como la Gimnasia Abdominal Hipopresiva.

¡Infórmate para volver a tener un vientre plano!