Evita dolores de cabeza durante el embarazo porque no es un secreto para nadie, los cambios hormonales que ocurren en una mujer cuando se embaraza. Por esta razón suceden algunas cosas en su cuerpo que pudieran catalogarse como “normales”. Pero que algunas de éstas, tal vez se puedan evitar.

Los dolores de cabeza pueden ser debido a los cambios en el metabolismo o simplemente de origen Psico-somático. El solo saber que llevas dentro de ti a otra vida, la cual debes albergar como huésped inseparable hasta por un periodo de unas cuarenta semanas, no es nada fácil de asimilar.

Sobre todo cuando las mujeres son primerizas, pueden sentirse más nerviosas y además no tomar las medidas preventivas para evitar dolores de cabeza y en todas partes de su cuerpo. Pues la cintura, los hombros, la espalda y las piernas no están exentos de dolores debido al sobre peso y a las posturas inadecuadas.

Cuando una mujer queda embarazada, debe cambiar por completo su estilo de vida. Debe desprenderse de los vicios y de los malos hábitos y llevar un estilo de vida que la conduzca a un feliz término en cuanto a su embarazo y a un parto normal y en las mejores condiciones.

Los dolores de cabeza pueden ser de origen digestivo, pero también pudieran devenir de los cambios hormonales. Los cuales ocurren cuando el organismo comienza a liberar ciertas hormonas que sin duda alguna traerán cambios significativos para la gestante.

Por otra parte las mujeres que tienden a ser sedentarias, deben cambiar este patrón de vida por uno con más actividades. Pues así evitará el sobrepeso que en nada le favorecerá en su nuevo estado.

¿Cuáles son los rezones más frecuentes de los dolores de cabeza de las embarazadas?

Como quiera que en la mayoría de los casos ocurren cambios de cierta relevancia en las mujeres que se encuentran en la dulce espera. Debemos hacer hincapié que los dolores de cabeza forman parte de estos síntomas y veamos cuáles pudieran ser las posibles causas de los mismos:

QUIZÁ TE INTERESE...  ¿Cómo curar esguinces rápidamente?

La dieta

El hecho de no llevar una dieta adecuada, pudiera ocasionar algunos problemas digestivos que sin duda alguna ocasionarán fuertes dolores de cabeza. Debemos recordarles que las mujeres embarazadas deben comer sano, y desmitificar eso que dicen las personas poco duchas en la materia de que deben “comer por dos”.

Nada más falso eso de creer que las mujeres embarazadas deben comer más de lo que comían antes de encontrarse en la dulce espera. Con esto lo único que pueden conseguir es sobre peso y con ello dificultar todos esos largos meses y el mismo trabajo de parto.

Las mujeres embarazadas lo que sí deben observar es un régimen alimenticio libre de grasas y rico en nutrientes. Los cuales ayudarán a la formación de ese nuevo ser. La comida balanceada es el secreto para estar en forma durante el embarazo. Pues así se logra evitar engordar más de diez kilos que es lo normal en estos casos.

El sedentarismo

Otro de los mitos es que las mujeres embarazadas deben quedarse en casa sin hacer nada debido a su nuevo estado. Todo lo contrario, ahora que los conceptos han cambiado y se conocen más a fondo todos los fenómenos que ocurren en el organismo de las embarazadas, es cuando se les insta a permanecer siempre activas.

Las mujeres embarazadas deben caminar y dar largos paseos para facilitar la digestión. Y así colaborar con el consumo normal de calorías para evitar dolores de cabeza y sobre todo el sobre peso.

Por otra parte, al realizar algunos ejercicios como la natación, el Yoga, Pilates, y cualquier otro que no esté contra indicado, estarán contribuyendo a una mejor respiración y con ello estimularán la circulación de la sangre para una mejor irrigación cerebral.

QUIZÁ TE INTERESE...  ¡Trucos para tener unas piernas radiantes!

Falta de suplementos vitamínicos

Es indispensable que las mujeres embarazadas consuman algunos suplementos vitamínicos para contribuir en la buena formación de su bebé. El ácido fólico, el Hierro, el Calcio y otras vitaminas así como dar paseos matutinos para tomar los primeros rayos del Sol. Son una buena fuente de vitaminas que evitar dolores de cabeza por debilidad del organismo.

Los suplementos vitamínicos incluyen el complejo B, vitamina A, C, D, E, K, y todo lo necesario para la formación y buen desarrollo del feto.

Falta de una buena hidratación

Las mujeres embarazadas, deben hidratarse correctamente, en todo caso todas las personas independientemente de su estado y de su edad deben hidratarse correctamente. La ingesta de al menos ocho a diez vasos de agua durante el día y espaciados entre las comidas. Es lo más sano para que las mujeres embarazadas no sufran de fuertes dolores de cabeza.

Al estar bien hidratados, todos los órganos del cuerpo humano facilitan sus múltiples funciones y con ello evitarán dolores de cabeza y de cualquier otra parte del organismo. Además de agua, las mujeres embarazadas deben consumir abundantes jugos de frutas frescas. También agua de coco y leche para contribuir con la dotación de Calcio para la formación de los huesos y la dentadura de su bebé.

Insomnio

El sueño profundo y reparador, es indispensable para las mujeres embarazadas. Al menos unas ocho horas de sueño por las noches y una corta siesta después del almuerzo, es indicada para las embarazadas.

Mientras las personas duermen, no solo le dan descanso a todo el aparato óseo y muscular. Sino que además estarán poniendo en reposo tanto su mente como su cuerpo para que otras actividades se puedan llevar a cabo.

QUIZÁ TE INTERESE...  Mensajes del alma: sistema circulatorio

Un sueño reparador es la clave para evitar dolores de cabeza durante el embarazo. Y también esto incidirá en el buen desarrollo del feto.

El estrés

Hay muchos mitos en cuanto a las embarazadas y las posibles medidas a tomar. No se debe prestar atención, más que a las indicaciones del médico. Por lo demás, las habladurías de las personas “sabiondas”, debes pasarlas por alto. Pues solo te ocasionarán estrés y con ello es posible, que hagan su aparición unos fuertes dolores de cabeza.

Solo tu propio sentido común y el hecho de que nadie más que tú, conoce tu propio organismo. Te irá indicando que hacer con cada síntoma con el que debas lidiar durante tu embarazo. No está demás oír los consejos de las madres, pero siempre y cuando no de pasen de la raya.

Si te pones a oírle consejos a todo el mundo terminarás estresada y no sabrás si caminar por la playa o enclaustrarte en tu habitación, echada sobre un sillón para evitar una caída. No sabrás si comer moderadamente para no aumentar demasiado tu peso o comer desaforadamente para que tu bebé pueda nacer sano y fuerte.

Tú, ve a tu médico tratante que él es el especialista en lidiar con mujeres embarazadas y haz lo que éste te indique. Si alguien te da un consejo, agradécelo y estima si es cónsono con las indicaciones médicas que es la persona idónea para saber qué es lo mejor para ti y para tu bebé.

Conclusión

No ingieras ningún calmante ni ningún bebedizo sin antes consultar con tu médico para saber si no está contra indicad. Pues tu condición de embarazada puede ser delicada y solo debe atenerse estrictamente a las indicaciones médicas en ese sentido. Puesto que existen medicamentos cuyos daños colaterales no han sido comprobados ni descartados.