Comentamos la influencia de los distintos tipos de aceite comestibles en nuestra salud, vida diaria e impacto medioambiental debido a su cultivo.

En los comedores alrededor del mundo, siempre han hecho presencia distintos tipos de aceite vegetales y animales, acompañando variadas recetas que las personas han creado con el pasar de los años, haciéndolas características del ‘folclor’ culinario de cada región. Algunos de estos tipos de aceite son utilizados incluso, con motivos estéticos y medicinales. Por esta razón, el uso de los distintos tipos de aceite es inherente a nuestra historia y nuestra rutina diaria. En el presente artículo, mencionaremos la influencia de los tipos de aceite más frecuentes en nuestra salud e impacto ecológico de su cultivo y uso.

Tipos de aceite: Aceites de girasol, maíz y colza

aceite-oliva

Estos aceites son de los más difundidos en la cocina europea y occidental. Suelen utilizarse a gran escala debido a su economía y, popularmente, se considera que tienen efectos positivos gracias a su alto contenido de Vitamina E y ácidos grasos Omega 6, además de ayudar a la salud cardiovascular. Si bien no deja de ser esto cierto, también tiene efectos negativos que suelen opacar sus beneficios.

  • Se han confirmado los efectos oxidantes de los ácidos grasos poli-insaturados en el organismo. Aunque se le refieren efectos positivos a nivel cardiovascular, estos tipos de aceites tienden a estimular la presencia de colesterol LDL («malo») en sangre.
  • A pesar de los altos contenidos de Vitamina E que contrarresta el envejecimiento celular, estos aceites que acabamos de mencionar acidifican el organismo, debido tanto a que son aceites de rápida oxidación como a su alto contenido de Omega 6, que si bien no es malo, las dietas modernas consumen niveles exagerados de este tipo de ácidos grasos. Estos factores llevan al organismo a estados pro-inflamatorios de bajo grado (actividad inmune ininterrumpida) y de envejecimiento celular una vez consumidos. De esta manera terminan realizando una labor opuesta, incluso mayor a lo beneficioso que podría ser la Vitamina E que ésta proporciona.
En este artículo de nuestro blog, puedes informarte sobre la importancia de un sistema inmune estable para una buena salud.
  • Estos tipos de aceite vegetales ya mencionados, suelen ser utilizados para freír, cuando son realmente delicados ante las altas temperaturas y se dañan muy fácilmente. Incluso, si bien son más resistentes al calor que el de aceite de oliva, el solo hacer contacto con el aire al abrir el envase de aceite, ya comienza a acelerar su degradación . Sin embargo, existen cultivos de semillas de girasol que son más resistentes a esta degradación, si bien un poco más costosos.
LEER MÁS  La acupuntura como terapia alternativa
La alimentación no es la única responsable de una salud integral. Es muy importante mantener actividad física regular, y admitir que puede ser necesario el acompañamiento terapéutico de profesionales especializados.

Tipos de aceites: Aceites de soja y de palma, peligrosos para tu cuerpo y la naturaleza

La soja

Este vegetal ha sido conocido por algunos como un súper alimento, fuente de múltiples proteínas y nutrientes. Sin embargo, debido a intereses económicos mundiales, tampoco se comparte la preocupante influencia negativa de la soja en la salud humana, incluyendo su aceite, el cual es el más usado a nivel mundial.

""
1
Nombre
no-icon
Teléfono
no-icon
Mensaje
/
Previous
Next

Uno de los primeros puntos a considerar son las cantidades de soja y derivados que se consumen. El frecuente consumo de soja suele justificarse por sus nutrientes y por la creencia popular de que en Asia la consumían de manera tradicional y que por ende, es un alimento humano. Pues realmente, el volumen de consumo de soja es muchísimo mayor de lo que era consumido  originalmente (especialmente en dietas vegetarianas y algunas proteínas vegetales), además que la soja consumida en aquellos tiempos era fermentada durante días antes de su utilización, proceso que no siempre se cumple en la era actual de alimentos industrializados.

Esto incluye además el exagerado consumo de ácidos grasos Omega 6 de la dieta occidental, así como la rápida degradación de este aceite, como comentamos previamente.

Puedes extender sobre los efectos de la soja en la salud humana en esta publicación que puedes descargar, basado de estudios científicos independientes.
LEER MÁS  Psicología integrativa: Uniendo oriente y occidente

Impacto ecológico: El otro factor que destaca del consumo de este vegetal, es que actualmente, más del 90% de la soja (y hasta 1/2 del maíz) cultivada mundialmente, es de origen transgénico (organismos manipulados genéticamente). Este punto es de alta peligrosidad para la salud humana y tiene repercusiones medioambientales cada vez más acentuadas. En nuestro organismo, todos los alimentos transgénicos tienen efectos tóxicos, algunos conocidos y otros aún por conocer, pues se introduce el insecticida dentro del código genético de la especie, haciéndonos consumir dicho material de manera inevitable junto con el producto.

Los daños más conocidos son a nivel genético y celular en general, sirviendo como total anti-nutriente y causante de cáncer. Su difusión sigue siendo a gran escala debido a los grandes beneficios económicos que brinda a distintas multinacionales. A nivel medioambiental, los altos niveles de uso de glifosatos e insecticidas especiales para el cuidado de estos cultivos tienen repercusiones sumamente contaminantes  tanto para nuestro cuerpo como a los ecosistemas que circundan estos cultivos.

Impactos ambientales, económicos y salúbricos vinculados a los cultivos de soja en España, Brasil y Argentina.

La palma

aceite-palma

El aceite de palma es otro de los aceites de mayor consumo a escala mundial. Es un tipo de aceite vegetal con efectos muy similares a los mencionados anteriormente, por su alto contenido de grasas trans, fácil auto-oxidación con la luz solar y/o aire y efectos negativos en el organismo luego de su digestión. Le dimos un lugar aparte puesto que el impacto medioambiental del cultivo de la palma con estos fines ha tenido efectos muy desastrosos en los ecosistemas correspondientes. Recientemente, comenzó una horda de más de 120.000 incendios en Indonesia. Este suele ser un proceso ya habitual desde hace varios años, necesaria para cultivar esta planta: se incendian bosques forestales y plantaciones de palma previas para las nuevas plantaciones. Pero, estos actos están acabando rápidamente con el hábitat de muchas especies, entre ellas el orangután, ya en peligro de extinción. Esto pasa a ser además, un problema de intoxicación masiva de la población que este año, se salió de control. Puedes extender aún más la información de este desastre natural aquí.

LEER MÁS  ¿Qué puedes hacer por tu corazón? Solo una palabra: Yoga

Tipos de aceite: Aceite de oliva, tradicional y saludable

Este aceite vegetal es el más consumido en España y uno de los cultivos más importantes a nivel europeo y mundial. Es un aceite de gran sabor y que, a diferencia de los aceites vegetales mencionados anteriormente, suele utilizarse frecuentemente sin cocinar o freir, preservando aún mejor sus características beneficiosas. Aún siendo freído -aunque su punto de humo es menor que otros aceites-, le es más fácil conservar sus propiedades con el pasar del tiempo y es más difícil que se degrade (repetimos, al oxidarse aumenta la producción de radicales libres en el organismo, y con ello el envejecimiento y desgaste celular).

Entre los beneficios que brinda este aceite están:

  • Ayuda en la reducción del LDL (colesterol malo) en sangre, en mejor medida que los demás tipos de aceites vegetales, pues contiene menor proporción de grasas poli-insaturadas.
  • Disminuye los riesgosos niveles de glicemia post-prandial en casos de obesidad y síndrome metabólico,
  • Sirve para disminuir los factores de riesgo de cáncer de mama.
  • En combinación con una dieta mediterránea balanceada, reduce riesgos de esclerosis múltiple y accidentes cardiovasculares.

Conclusión de los tipos de aceite

Para finalizar,  el aceite de oliva sigue siendo de manera sobresaliente, uno de los tipos de aceite con mayores beneficios, y a su vez populares, no sólo en la cocina mediterránea sino en muchas partes del mundo gracias a la globalización. La forma óptima de consumirlo es no reutilizarlo (si se calienta). Es importante recomendar que cualquier tipo de aceite que utilices, debes guardarlo en una botella o envase aparte y luego desecharlo, para facilitar el tratamiento de las aguas residuales en tu localidad y mejorar la convivencia entre todos.

«Que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento»

Hipócrates de Cos

""
1
¡Escríbenos e infórmate!
Nombre
no-icon
Teléfono
no-icon
Mensaje
/
keyboard_arrow_leftPrevious
Nextkeyboard_arrow_right