El Yoga como ya sabemos es una disciplina legendaria que se originó en la India. Y la misma está compuesta por ocho ramas que a su vez cada una de éstas comprende una serie de estatutos, los cuales se deben cumplir a cabalidad. La Sexta rama del Yoga “DHARANA” (La concentración), es hoy objeto de nuestra atención y es de la que hablaremos.

Tal como hemos explicado en reiteradas oportunidades, los yoguis son personas que cultivan esta disciplina desde hace miles de años. Y estas personas se educan con esta disciplina para observar una serie de reglamentos que les convierten en seres especiales. Siempre con una mentalidad y un espíritu muy elevados.

La palabra Yoga proviene del sánscrito y traduce literalmente unión, y la palabra Dharana a su vez nos interpreta concentración. El Yoga encierra una serie de prácticas donde se relacionan entre sí el jainismo, el budismo y el hinduismo. Para así convertirse en un todo de una disciplina bastante interesante y compleja.

Dharana ocupa el sexto lugar en el orden de las ramas del Yoga. Y como se refiere a la concentración, las personas que practican la disciplina ya deben estar avanzadas a estas alturas. Y además en capacidad de poder alcanzar el total dominio de su mente y de su cuerpo.

Según algunos escritos que se encuentran en Pantajali. En los Yogas Sutra se explica cómo alcanzar estos grados de concentración que elevan a los yoguis a alturas semejantes al estado de Nirvana.

Para convertirse en yoguis, no es necesario pertenecer a ningún tipo de credos o religiones. Ni mucho menos a sextas ni tendencias mentalistas. Pues esta disciplina abraza a personas de cualquier creencia y no se contraviene con ninguna que admita los preceptos de cualquier iglesia.

¿Cómo se practica Dharana?

Para practicar Dharana la sexta rema del yoga, es necesario adquirir un grado de concentración suprema. Es decir, poner la mente totalmente fuera de todo lo que la conecte con el mundo exterior. Para luego mantenerse en este estado por el espacio de tiempo deseado para disfrutarlo.

QUIZÁ TE INTERESE...  Segunda Rama del Yoga “NIYAMA” (El código de la conducta personal)

Para ello se tiene que fijar la mente en un punto determinado y no apartar la mirada a ninguna otra parte. Esta rama del Yoga y las dos subsiguientes, las cuales vienen a ser las tres últimas de las ocho. O sea Dharana, Dhyana y Samadhi, se les conoce con el nombre Sanyam, lo cual quiere decir “control”.

Al mantenerse la concentración por un espacio de tiempo considerable, se pasa a otra etapa, conocida como meditación. La respiración juega un papel muy importante ya que conecta el cuerpo con la mente y el espíritu.

Otra de las formas de lograr el grado de concentración que se requiere para la práctica de esta sexta rama del yoga. Es concentrarnos en nuestro interior. Para lograrlo, nos debemos enfrascar en un único pensamiento.

Lo que se logra con la práctica del Yoga y el principal objetivo, es alcanzar un nivel de conciencia. El cual se encuentra por encima del que normalmente tienen los seres humanos. El Yoga es la disciplina por excelencia, es la que lleva a las personas a comportarse de la mejor manera sin necesidad de pertenecer a religión alguna.

Para practicar el Dharana, sexta rama del yoga, es preciso aislarse del bullicio para poder concentrarse en su actividad. No quiere decir que se tengan que trancar en un cuarto donde no entre la luz ni ningún tipo de sonidos. Pero sí se precisa alejarse de las interrupciones inoportunas de otras personas.

¿Para qué sirve la práctica de Dharana?

  • Además de permitirnos un grado de satisfacción bajo ese estado de éxtasis. También nos ayuda a liberal estrés, y conectarnos con el mundo infinito y poder recibir los mensajes del Cosmos.
  • La mente se inunda de pensamientos positivos y esto aleja a las personas de temores e inseguridad.
  • Se logra una conexión armoniosa entre cuerpo y mente que produce estabilidad y una gran paz interior.
  • Es la disciplina ideal para cualquier persona que persiga encontrar una razón de vivir y un sentido a la vida.
  • Es una disciplina relajante y divertida, saca a las personas de la rutina y las activa mentalmente y también físicamente.
  • Las personas que conocen el Dharana, sexta rama del yoga. Pueden llegar a concentrarse de tal manera que son capaces de manejar una enfermedad terminal. Al punto de desviarla de su cuerpo, solo con su actitud mental y el poder de la concentración en su sanidad.
QUIZÁ TE INTERESE...  Las ventajas de alquilar una cabina mientras no tengas tu propio espacio

Es decir, al no aceptar en su cuerpo tal enfermedad, ésta pareciera dejar de atacar un cuerpo que se niega a aceptarla.

  • Sirve para educar y cultivar la memoria y le permite a las personas aprender a concentrarse con facilidad. Por lo tanto son capaces de prestar mayor atención a cualquier aprendizaje.
  • Combate el estrés efectivamente permitiendo que las personas puedan llevar una mejor calidad de vida. Eso sí, siempre sin la ingesta de medicamentos químicos que casi siempre tienen efectos secundarios.

Los episodios de ansiedad se controlan satisfactoriamente. Con ello mejoran o se erradican los malos hábitos y los vicios que tantos estragos causan al ser humano.

¿Cuáles son los principales beneficios de practicar Yoga?

La práctica del Yoga trae consigo una serie de beneficios, los cuales no solo permiten bienestar para quienes profesan sus normas. Sino que son totalmente satisfactorios para las personas que conviven con un yogui.

Cuáles son los principales beneficios de practicar yoga

Cuáles son los principales beneficios de practicar yoga

Si se cumplen todas y cada una de sus reglas o estatutos, en un hogar donde viva un yogui, debe reinar la paz y la armonía absoluta y placentera. Vamos a mencionar solo algunas de las observancias de un yogui:

Respeto por lo ajeno

Los yoguis son personas incapaces de tomar ni siquiera prestado un bien que pertenezca a otra persona o institución. A no ser que tenga la debida autorización de su dueño. Por lo tanto se puede vivir confiado al lado de una de estas personas tan respetuosas.

No violencia

Los conocedores de los principios del Yoga, no practican ningún acto de violencia ni con su propio cuerpo, ni con las demás personas. Son capaces de resistir una ofensa o hasta una agresividad sin responder. En todo caso prefieren huir antes que dejarse llevar por la ira y responder a cualquier ataque verbal o físico.

QUIZÁ TE INTERESE...  Las ventajas de alquilar una cabina mientras no tengas tu propio espacio

Control absoluto de su cuerpo y de sus apetencias

En cuanto a la alimentación son bien comedidos, solo comen para vivir. Lo contrario del común denominador de la mayoría las personas, quienes pareciera que viven para comer.

En el aspecto sexual, también son bastante comedidos. El sexo tiene un fin, que es la procreación y de allí en adelante para proporcionarle este placer al cuerpo, lo hacen de forma racionada, sin excesos y sin promiscuidad.

De manera pues que tanto la gula como el desborde del apetito sexual como la ninfomanía, la sodomía y otras aberraciones, están bien alejadas de la conducta de un yogui.

Aquellas personas que practican Yoga y han podido alcanzar la sexta rama o Dharana. Por lo general son personas a quienes se les puede catalogar como muy confiables en su conducta. Además tienen una capacidad de concentración que les permite un desenvolvimiento increíble frente a los problemas a los que enfrentarse.