Oriente vs Occidente

En anteriores posts en nuestro blog, hemos comentado de la vertiginosidad en evolución de las psicoterapias y ciencias de la salud en los últimos dos siglos. Esto favorecido no sólo por la aparición formal de la ciencia (siglo XIX), sino a los grandes avances y descubrimientos en las diferentes áreas del saber que, facilitados por la creciente comunicatividad a la que tenemos acceso, permiten la colaboración e integración de estas distintas ciencias.

Parte de los efectos del crecimiento y desarrollo de la Humanidad es la globalización, la cual facilita conectarnos con muchas partes del mundo tan sólo teniendo ambos acceso a Internet. Este fenómeno, a su vez permitió, que conocimientos y culturas de ambos hemisferios del mundo se hayan aproximado, y las ciencias de la salud no se salvaron de este efecto. Esto ha significado una oportunidad para diluir las rivalidades entre corrientes opuestas y notar como entre ellas se pueden colaborar para mejorar eficientemente problemas en los individuos.

Las psicoterapias de occidente, se caracterizaron siempre por ser más analíticas y lógicas en su percepción de la enfermedad y los caminos para curarle. De ella destacan la psicoterapia conductista, el psicoanálisis, entre otros.

Las terapias y psicoterapias de oriente, sin embargo, han sido mayor conectadas a la sanación que consideran los canales y niveles más sutiles de energía del organismo, así como las herramientas auto-curativas y de auto-descubrimiento. Por ejemplo: acupuntura, reiki, filosofía zen y humanología yóguica, entre muchísimos otros.

Pues, así como los hemisferios cerebrales trabajan mejor si trabajan conectados entre sí, de la misma manera una psicoterapia que integra ambas dimensiones del ser humano para su curación podrá ser más efectiva. Esto es debido a que puede considerar muchas más variables, causas y formas de abordarla. Integra la herencia en conocimientos palpables de la medicina y ciencia occidental, mientras a su vez añade de lo oriental, el poder de la meditación, la auto-observación, así como el factor senso-perceptivo (intuitivo) clave para percibir las verdaderas causas e intenciones detrás de cada palabra o acción que el paciente ejecute.

QUIZÁ TE INTERESE...  La columna vertebral: cimiento de tu salud

Terapia Gestalt

Rama terapéutica creada por Fritz y Laura Perls a partir de la década de los 60, con influencias del zen, existencialismo y bioenergética del cuerpo (oriente), y el psicoanálisis y psicoterapia tradicional del occidente. Defiende la consideración del hombre como un ser multidimensional que debe afrontar los problemas no sólo viendo hacia el pasado sino enfrentando el aquí y ahora y llevando sus emociones al momento presente, permitiendo que la persona se movilice al cambio.

Es perfecta si sientes que necesitas movilizar o reencontrarte con tus emociones, o si consideras que no encuentras la causa de tu angustia y no quieres esperar a tantas horas de terapia psicoanalítica para reencontrarte con la solución.

Psicodrama

Otro modelo original (como terapia por si misma o como herramienta complementaria), donde se mezclan fundamentos de la ya integrativa terapia Gestalt, con el teatro, permitiendo expresar y poner en escena la situación por resolver del individuo, para llevarlo a resolverlo de manera consciente y apoyada por un profesional. Es perfecta si quieres favorecerte de tu expresividad, o también en caso opuesto, si tu situación te lleva al silencio o auto-encierro, pues esa actitud es causada por miedo a expresar cosas muy fuertes para la consciencia y de mucho contenido emocional.

En una jornada psicodramática, puedes estar con confianza de estar rodeado de una o varias personas dispuestos a escucharte, y hasta con problemas similares a los tuyos, porlo que pueden servir de inspiración.

Coaching

Dependiendo del tipo de coaching (existen muchísimos), es una opción psicoterapéutica fiable, que puede combinar conocimientos de ambos mundos, mientras a su vez se basa en un modelo co-activo (más oriental) que te permite descubrir tus propias herramientas y potencialidades para resolver tus conflictos. Esta modalidad se asemeja a la concepción oriental de que el conocimiento clave para el cambio no está afuera sino dentro de ti mismo, y tu poder de meditar en el problema como sólo una polaridad, pues ningún conflicto nace sin solución, la cual puede llegar por sí sola con tan sólo escuchar (Puedes extender el abodaje a este tema en nuestra publicación anterior, dentro del blog).

QUIZÁ TE INTERESE...  La abundancia: ¡Recibes lo que proyectas!

Psiconeuroinmunología

Esta rama del saber está permitiendo descubrir (o confirmar) las múltiples conexiones entre mente, cuerpo y alma de la persona, pudiendo abordar, según el especialista, la dimensión física, alimentaria, emocional o espiritual del proceso sin descartar la influencia de los otros. Generalmente el psiconeuroinmunólogo tendrá ventaja sobre términos médicos o de origen occidental, pero será consciente de lo elevado de la consciencia humana y el poder de trabajar con y desde ella para una profunda sanación. Es el puente entre las medicinas (cuerpo) y estudios de la mente, e incluso algunas conectan los conocimientos de la medicina china y oriental con la occidental, para conseguir desarrollos cada vez más universales.

En resumen…

Así como nacimos con un potencial inmenso para despertar –y mantenernos despiertos- como humanos para resolver nuestros problemas con gracia, las diferentes ciencias han recibido ese efecto, convirtiéndose en un legado para un legado de la humanidad y para la humanidad, donde el enfoque va en camino a ser cada vez más íntegro. El terapeuta cada vez más va a diferenciarse a través de la excelencia, medida en relación en que se mantenga como un maestro de sí mismo. Transmitirá la sanación desde la empatía, y entendiendo que todos somos reflejos del otro, no pacientes inferiores. Los sabelotodo quedarán atrás.

El Alzentro, te ofrecemos diversas actividades, que conectan ambos mundos y con ello, te permitirán expandir tu corazón hacia el mundo externo sin olvidarte jamás de tu esencia.