Cómo surgió la práctica espiritual conocida como Reiki y dónde practicarla

Con más de 3.000 años de antigüedad, el reiki, o energía universal, como lo denominan los japoneses, nos acompaña para curarnos, física y emocionalmente. El reiki consiste en valerse de las manos para canalizar la energía de un cuerpo a otro o, incluso a uno mismo, y encontrar la cura a dolencias de nuestro organismo o a la pena sentimental que le invade ante ciertos avatares de la vida.

Fue en la década de los gloriosos años veinte del pasado siglo cuando el doctor Mikao Usui, un monje japonés, rescató al reiki del olvido. Mikao Usui afirmó haber encontrado sus beneficios de forma casual. Por ello, a Mikao Usui, se le considera como el primer monje maestro reiki.

Eso sí, el reiki, ha evolucionado mucho durante estas décadas. De igual manera, ha encontrado diferentes corrientes e influencias.

El reiki procura, a través de las manos, lo que se vendría en llamar “energía universal” (también conocida como “energía vital universal”) en la forma de qì, según el japonés. La clave se encuentra en la palma de nuestras manos. A través de ellas, esa energía se convierte en sanación o autosanación, si se practica con uno mismo. Lo que se consigue es armonizar, de forma natural, los posibles desequilibrios, desajustes, de forma sistémica, a todos los órdenes de nuestra existencia. Da igual que la dolencia sea del cuerpo que del alma, el reiki actúa de la misma manera: con la sanación bajo la imposición de manos.

En nuestro Centro del Barrio de Salamanca, en Madrid te invitamos a probar Reiki y formarte con los cursos de Reiki Usui Nivel 1 y Reiki Usui Nivel 2 que ofrecemos.

QUIZÁ TE INTERESE...  Adelgazar eficazmente para no volver a engordar

Curiosamente, la imposición de manos es una práctica religiosa que se ha desarrollado en múltiples religiones a lo largo y ancho del planeta: en el judaísmo, el cristianismo. Recordemos las palabras de Jesucristo cuando anunciaba antes sus discípulos que quien creyera en su “Buena Nueva” (…) “Impondrán las manos sobre los enfermos y sanarán”. Así, la imposición de manos se ha utilizado, y se utiliza, entre otras, para la consagración, para la bendición y, en el caso que nos ocupa, para la sanción.

Se dice que, al igual que Shiatsu (puedes conocer mas sobre el en nuestra web), la presión sanadora originaria de Japón o la acupuntura, la estimulación de ciertos puntos de nuestro cuerpo, de forma usual mediante agujas, el raiki parte de que el ser humano es energía. Algo que también opina la física cuántica, curiosamente. Para el reiki, cuando la energía queda bloqueada en el cuerpo, llegan los problemas para éste. Algo que se puede llegar a  traducir en enfermedad. La adecuada técnica del reiki, con la imposición de manos, serviría para disipar, deshacer o disolver ese punto donde la energía ha quedado estancada, impidiendo que fluya, como debería ser, y devolviendo el necesario equilibrio que necesita el organismo para vivir de forma normal.

Pero no todo se basa en la sanación física. Así, Mikao Usui, planteó los principios fundamentales del reiki, que se basan en que toda curación o sanación parten de un cambio en la actitud ante la vida, dejando fuera de nuestro camino aspectos negativos y abriéndonos a actitudes positivas, para atraer lo mejor hacia nosotros.

QUIZÁ TE INTERESE...  Diferentes tipos de meditación

Esos principios, recuerdan a muchas otras teorías que han venido después, como la Teoría de la Atracción.

Mikao Usui enunciaba sus Principios así: “Hoy serás agradecido”, “Hoy no sufrirás angustias”; “Hoy no te encolerizarás”, “Hoy trabajaras con honradez” y, por último, “Hoy amarás y respetarás a todos los seres vivos”.

Son argumentos elocuentes que apenas necesitan explicación. En síntesis, lo que establece como sus principios fundamentales en el reiki, Mikao Usui,  es un compendio de actitudes sabias que no generan dudas. Con todos ellos quería decir que si mantenemos un sentimiento de agradecimiento ante la vida, la abundancia y la riqueza nos acompañarán siempre. Y ese sería el primer paso para vivir mejor a más felices.

Una última curiosidad, antes de acabar,  la gran expansión que ha vivido el Reiki se debe, en buena parte, a Hawayo Takata, discípula, a su vez, de otro seguidor fiel y directo de Mikao Usui. Takata formó a 22 maestros en el arte del reiki, desde las Islas Hawai. Esos discípulos propagaron el sabio mensaje del reiki a todo el Mundo.