Distintas herramientas con las que cuentas para afrontarlos y reducir la angustia del día a día

El mundo de hoy ha llevado a la mayoría de nosotros a niveles de estrés nunca antes vividos por nuestra especie. No sólo por los niveles de angustia que podemos alcanzar –pues el estrés es hasta cierto punto, natural- sino la aparición de nuevos estresores antropogénicos (estímulos estresantes creados por el hombre) nunca antes enfrentados. Gracias a la civilización, pasamos de los peligros inmediatos de la selva, condiciones naturales de extremo calor y frío, bacterias y virus; a las deudas bancarias, las malas noticias de los medios impresos y electrónicos, polución e intoxicación a través de tantas comidas procesadas, entre muchos otros.

Estos cambios del nuevo mundo, así como produjeron inventos y novedades grandiosas, desarrollaron estas nuevas amenazas de una manera tan vertiginosa que el cuerpo humano no ha logrado generar las respuestas necesarias para apagar correctamente las alarmas, entrando en ciclos viciosos de estrés que disminuyen la calidad de vida.

 

""
1
Nombre
no-icon
Teléfono
no-icon
Mensaje
/
Previous
Next

Espera un momento, ¿Dijiste que el estrés es algo natural?

Si, el cuerpo humano genera respuestas de estrés de forma natural, para impulsar el movimiento y cambio ante situaciones que nos alejan de nuestro equilibrio interno. Lo ideal es que una alarma de estrés específica no se extienda por períodos prolongados, es decir, por un tiempo no mayor a 36 horas. Una vez sobrepasamos ese límite, la angustia y los malestares de la vida comienzan a asentarse. Y, como comenta Yoda, personaje muy recordado de la famosa saga ‘La Guerra de las Galaxias’: “El miedo es el camino hacia el lado oscuro; el miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento”.

De esta manera, independientemente de la persona, cualquier malestar emocionalmente se enraíza en el miedo y, mientras más transcurra el tiempo, éste sólo se disfrazará de otras emociones y síntomas para evitar que lo descubras. Sin embargo, no llegas solo a este mundo, pues siempre existen varias alternativas para darse cuenta y trascender el sufrimiento que del miedo deviene. Tan sólo necesitas del primer deseo de empezar a hacer cambios y el Universo atraerá la solución.

LEER MÁS  Beneficios de tener masajes durante el embarazo

¿Cómo empiezo si quiero sanar?

Para poder afrontar algún malestar, es primordial reconocer tus emociones, tus impedimentos, y en muchos casos, reconocer tu responsabilidad en los problemas, por más ajenos que éstos te parezcan. Esta responsabilidad puede ser en la causa y/o en la capacidad de hacer cambios. Cuando el malestar es fuerte, las emociones en estos descubrimientos pueden ser profundas, por eso es recomendable tener –además de las sanas amistades en la vida- la asistencia de profesionales capacitados para atender estos problemas. Entre ellos puedes encontrar médicos, psicólogos, terapeutas como en el caso de la terapia Gestalt, entre otras herramientas, de la mano de profesionales especializados.

La terapia Gestalt se enfoca en recuperar el poder de vivir en el aquí y ahora, de una manera sana, exitosa y de la mano con el reconocimiento de tus emociones. Asimismo, te puede brindar el entendimiento que toda aprehensión por la que puedas estar pasando siempre tiene una razón con un fin saludable.

¿Solamente con terapias se enfrentan los miedos?

Claro que no. Existen maneras de reducir la angustia del día a día. Cuando ejercitas tu cuerpo, automáticamente tu mente comienza a liberarse y a darse cuenta que no todo es tan grave como parece y además, cualquier problema nace con una solución. O de lo contrario, si no tiene solución, es porque no es tu problema. El ejercicio físico, donde quemes energía y te movilices ayuda a una vida más plenas y feliz, y te devuelve la vitalidad para no dejarte opacar por las angustias que los medios masivos de hoy día transmiten a la sociedad.

LEER MÁS  Alimentación consciente o Mindful Eating para controlar el peso

Las soluciones están siempre a la vuelta de la esquina, literalmente: salir al menos 20 a 30 minutos a caminar, trotar o ejercicios al aire libre permiten reducir el estrés diario. Además, existen alternativas hechas para reducir las angustias y preocupaciones mientras trabajas tu cuerpo físico. Con sólo proponértelo y tomar la iniciativa, puedes unirte a actividades como yoga o pilates. También puedes brindarte el regalo de recibir masajes terapéuticos que te regresen la calma que necesitas, y mereces.

 

""
1
¡Escríbenos e infórmate!
Nombre
no-icon
Teléfono
no-icon
Mensaje
/
keyboard_arrow_leftPrevious
Nextkeyboard_arrow_right