Tipos de meditación para cada etapa de su crecimiento

Cómo la meditación facilita la armonía en los niños y todas las personas en la familia

Durante los últimos años, las disciplinas yóguicas y meditativas han expandido su presencia en la civilización y el mundo en general, tanto por la globalización –si bien el yoga no es sólo de India- así como por los altos niveles de estrés que puede producir el ritmo moderno, alejado de los ambientes y fuentes naturales en la que el ser humano se desenvolvió durante tantas generaciones y que facilitaban la calma. Estas herramientas nos brindan la oportunidad de conocernos a nosotros mismos, desarrollar nuestra intuición y equilibrar nuestras emociones.

Obviamente, al tratarse de herramientas del ser, no tienen límites de aplicabilidad más que la voluntad de la persona de hacerlo o no. Por eso, aunque algunos visualicen el yoga como ejercicios para gente grande con meditaciones muy aburridas para un niño, contaremos que no es así; y más bien los grandes maestros de vivir en yoga (que significa unión consciente contigo mismo) no son los instructores sino los más pequeños.

Yoga Pre-natal: Armonía en la dulce espera

En el caso del feto en desarrollo, él es el principal maestro yoga de todos, pues es quien se encuentra en el estado más pacífico y armónico y viene preparándose para mantenerla después de su nacimiento. El maestro de Kundalini Yoga Yogui Bhajan comenta que el feto dentro del útero llega a realizar todas las posturas básicas del yoga por sí mismo, dando a entender que cualquier practicante de estas disciplinas se acercará a este nirvana o ideal de paz de sus inicios.

LEER MÁS  El amor, como querer sin depender

Volviendo al tema, el trabajo de la madre sobre su propia salud es fundamental para una vida placentera de su bebé y entre ambos. El yoga, entre otras actividades físicas facilitarán una mejor salud física y preparación para el parto; y la meditación irá desarrollando una comunicación más cercana entre la madre y el bebé aún después del nacimiento. Además, al escucharse mejor a sí misma, puede entender mejor su proceso de gestación y reconocer lo mejor para ella y su hijo en cada circunstancia.

Si vas a realizar cualquier actividad física por tu cuenta, consulta primero con tu médico de confianza. Incluso en el yoga, existen posturas especiales y contraindicadas durante este importante proceso. Por eso, en Alzentro ofrecemos clases de yoga para embarazadas, de la mano de nuestros profesionales especializados para ayudar a las madres a augurar la mejor bienvenida para su hijo.

 

Meditación para bebés: Interacción desde el amor

En los primeros años de vida de cada bebé, los padres pueden seguir cultivando la meditación como una manera de ayudar a su hijo a mantener una vida saludable, pues son las personas más influyentes para él y por ende, si se cuidan a sí mismos, estarán automáticamente mejorando el presente y futuro de su(s) descendiente(s), pues responderán más adecuadamente en su presencia y ante sus demandas.

Obviamente los bebés no tienen la conciencia para realizar posturas de yoga, pero dedicar unos minutos al día para darle unos masajes e interactuar con él, o mantenerlo cerca durante alguna meditación o ejercicio que hagas le va a agradar. El estilo de vida, como es el caso de la alimentación, influye directamente en él. Cuidar este aspecto (en cuanto a contenido, cantidad y ritmo) también será determinante en un niño más armónico y saludable.

LEER MÁS  Cómo funciona el Reiki egipcio

Ahora que son niños: ¡Juega con ellos!

‘Jugar es cosa seria’, afirman muchos expertos de áreas diversas como pediatría, pedagogía y psicología. Y realmente para los niños, dentro de la diversión e interacción psicosocial y psicomotriz, el juego esconde la posibilidad de mantener saludable y en correcto desarrollo su mente y cuerpo. Las actividades de yoga o meditación para niños generalmente incluyen ejercicios o posturas de muy poca duración para favorecer el mantener su atención. No debe exigírsele demasiado sino dejarles que  creen y expresen su bienestar o molestias. Lo ideal es que lo practiques con ellos, no sólo en un centro sino en tu propio hogar: ayudará a generar confianza y empatía dentro de la familia. Y si no le gusta ningún tipo de meditación, que dediques unas horas a la semana a jugar con ellos será muy gratificante y los mantendrá felices y seguros de contar con familiares que lo apoyan.

Cabe destacar que las artes también son una forma de meditación muy compatible con ellos, pues son una vía de expresión y creación participativa, donde incluso a nivel terapéutico, el niño se permite expresar todo aquello que le sería demasiado difícil a través de las palabras.

Por eso, será siempre muy importante que el ser humano dedique tiempo a las nuevas generaciones y a preparar su llegada, para que la humanidad en verdad pueda evolucionar a una consciencia más elevada y plena, pues en sus manos y en su ‘juego’ está el futuro del mundo.