Una alternativa que alivia de manera totalmente natural y externa las molestias del embarazo y ayuda a tener un parto más fácil y una mejor recuperación post-parto.

Es en parte como hacer una sesión de yoga, pero acompañada de una persona que te ayuda a liberar los puntos a los que tu sola no puedes acceder. No se hacen torsiones ni presiones en el abdomen. Se trabaja con sumo cuidado y respeto a lo que vayas sintiendo ya que el masaje se adapta siempre a tus necesidades y a la evolución del embarazo.

Beneficios:

  • Atenúa los trastornos del sistema digestivo (náuseas, estreñimiento, ardor).
  • Mejora los problemas circulatorios (hemorroides, venas varicosas, edema).
  • Alivia el dolor de cabeza, cansancio y fatiga.
  • Reduce tensiones musculares, especialmente en las zonas abdominal, pélvica y lumbar.
  • Corrige la postura corporal.
  • Produce una agradable sensación de bienestar y mejora la calidad del sueño.
  • Contribuye a crear un vínculo armonioso entre la madre y el bebé.
  • Influye en el desarrollo del feto ya que crea un ambiente uterino más sano y tranquilo.
  • Incrementa el flujo de sangre hacia el útero, la placenta y el bebé, haciendo que lleguen mayor número de nutrientes y oxígeno.