Si la conciencia censura, el cuerpo habla: cuerpo, mente y alma funcionan integrados y los síntomas de la piel son una de las canales del Ser para expresarse cuando la conciencia lo reprime.

Cuando abordamos el tema de la toma de conciencia del bienestar de la piel y nuestra salud como una forma preventiva de enfermedades y sufrimiento, existe una ventaja y una desventaja. La ventaja es que nos adelantamos a algún posible padecimiento al hacernos responsables de nosotros mismos. La desventaja es que, a diferencia de un síntoma o enfermedad ya aparecida, al querer prevenir estos males no existen soluciones universales. Algunas más efectivas que otras si, pero no universales.

Esto se debe a que, en la verdadera sanación y manutención de un estilo de vida saludable, influyen la dimensión de las emociones y las diferencias individuales de cada ser humano, tanto a nivel comportamental como en lo genético. Por ende, cada persona es un mundo, y por más términos promedios y generalidades que existan, las descripciones que ofreceremos a continuación no deben tomarse como universales.

La piel: nuestra barrera frente al mundo exterior

La piel es el órgano más extenso con el cual contamos. Representa nuestra imagen ante el mundo exterior y principal vía de contacto con el mismo. Saber cuidarla es muy importante para así poder proyectar nuestro ser lo mejor posible a cada instante.

Sin embargo, su buen cuidado no sólo depende de lo externo, también involucra factores en nuestro estilo de vida y salud emocional, y a continuación describimos el cómo cuidarla desde el cultivo del bienestar interno y la sinceridad con nosotros mismos.

La piel como límite

Este órganos nos da forma y contorno, nos define como organismo e individuo social y es una importante carta de presentación de nuestro ser. A través de la piel, el cuerpo logra manifestar radiancia, lozanía y sensibilidad cuando nos encontramos realmente saludables. Sin embargo, también logra transmitir mensajes negativos, mas esto lo hace por necesidad, cuando la conciencia mantiene la represión e intenta callar.

Cuando alguien está sufriendo problemas a nivel de la piel donde existen heridas abiertas, la principal asociación emocional a tales síntomas es un exceso de hermetismo y necesidad de auto-control por el sujeto, que le impide interactuar y descargarse correctamente con el entorno, consiguiendo dicho propósito a través del sufrimiento.

QUIZÁ TE INTERESE...  ¿Qué es Yoga Nidra? ¿Tienes curiosidad por saberlo?

La obra literaria ‘El Caballero de la Armadura Oxidada’ relata de manera bastante visual el tipo de persona que atrae este tipo de dolencias. El individuo puede o ser muy orgulloso y creerse superior, o demasiado sacrificado por los demás, dificultándose la posibilidad de decir que no, de establecer límites ante las demandas de otros.

Órgano protector

La piel funciona como una barrera inmunológica: Se encuentra involucrada en la defensa del cuerpo contra seres vivos y otros agentes físico-químicos que puedan ser adversos a nuestro bienestar.

Cuando las alergias surgen, la piel junto al sistema inmune, está reaccionando de forma exagerada a estímulos ante los cuales no debe responder así, pues el sistema inmunológico debe encargarse de protegerte, no de poner tu vida en riesgo.

A nivel emocional, un individuo con alguna alergia específica o peor aún, con alergias varias, suele vivir con demasiados miedos desde lo afectivo y emocional. El problema emerge porque termina construyendo defensas alrededor de sí mismo potencialmente más peligrosas que aquello a lo que le teme.

En estos casos, la raíz de tales miedos tienen que ver con algún afecto interno por admitir, algún sentimiento reprimido, vinculado casi siempre al amor. Sin embargo, si es tu caso o conoces a alguien con este tipo de problema, es necesario ser compasivo, pues este tipo de dolencias, en especial si son crónicas, suelen tener raíces muy profundas a las cuales puede que ni la memoria tenga acceso.

En algunos de nuestras publicaciones anteriores comentamos la importancia de un sistema inmunológico estable y algunas maneras de permitir que funcione correctamente.

Actividades que involucren la meditación permiten la toma de conciencia de emociones guardadas.

Contacto

La piel es el órgano del tacto, y es a través de el que podemos transmitir nuestros sentimientos y demostrar lealtad, amor y bondad a otros, y facilitar la empatía y comunicación de aquello que no es fácil comunicar con palabras.

Cuando una persona recurre muy poco a los gestos y al tacto al momento de comunicarse, da la impresión de ser un individuo cerrado y a quien se le hace difícil ser empático, incluso si se trata de su comunicación con personas cercanas o conocidas desde hace mucho tiempo.

QUIZÁ TE INTERESE...  Razones para meditar según la ciencia

En la salud de la piel, estas situaciones pueden proyectarse en una piel muy sensible o muy fría. Las emociones, las cuales son calor y energía, se quedan en el tronco del cuerpo reservadas y sin posibilidad de expresarse, y cuando finalmente lo hacen, resultan explosivas y hostiles (con intención de hacer daño), debido al exceso de energía acumulada.

¿Has saludado a alguna persona que a cada momento tiene las manos sudadas? ¿O es este tu caso? Esta piel fría y, en algunos casos, con las manos sudando constantemente, son signos que aparecen en una persona con miedo o episodios de angustia, y casos en los que estos signos se mantienen por largo tiempo, no son excepción: son un posible indicador de estrés crónico.

La Terapia Gestalt Madrid es una excelente herramienta para afrontar situaciones emocionales particulares, reconectando con el aquí y ahora.

Vida sexual y romanticismo

Natural es provocar a través del contacto y las caricias la relajación y el placer. Es una respuesta fisiológica reducir los niveles de estrés ante el abrazo y las caricias, cuando saben darse.

La piel de las mujeres idealmente es lozana (suave), la de los hombres suele transmitir mayor fuerza, sin embargo, ninguno de los dos debería perder esa suavidad. De lo contrario, la persona o mantiene una hidratación incorrecta y nutrición incorrecta y/o simplemente lleva una vida sexual frustrada o no le encuentra el gusto a la vida.

El estar desnudos ante alguien representa una exposición completa de nuestro ser hacia esa persona, y la confianza de ‘desnudarse emocionalmente’ -en otras palabras, abrir el corazón– en el proceso aumenta lo reconfortante y humano de dicha experiencia (el sentido morboso y ‘censurable’ de la desnudez es un prejuicio mental de la persona a sí misma).

Aprovechar este recurso que la naturaleza nos brinda para conectarnos, al momento de compartir intimidad, significa de parte del hombre su consideración del lado afectivo de la mujer, y que no sólo busca su propio placer sexual. Con ello suele sumarse el ingenio en el varón para los juegos previos al coito.

QUIZÁ TE INTERESE...  Reflexología podal, EFT y Shiatsu ¡Libera tus emociones con digitopuntura!

Una mujer que, al momento del acto sexual, rechaza este tipo de tratos con su compañero constantemente, suele ser una mujer con dificultades de abrirse afectivamente y es muy probable que no sea aún del todo sincera con su pareja. En este tipo de casos, la mujer suele haber tenido un papá muy represivo, o algún tipo de abuso en algún momento de su vida. Podría reflejarse esto en una piel reseca u opaca.

Otros síntoma de la piel asociados a una falta de conciencia del disfrute sexual es el prurito y la comezón.

La picazón constante en alguna superficie cutánea suele vincularse a la negación de algún aspecto de su sexualidad, pues si algo te pica, te rascas, ya que tal acción produce placer, y frotas ‘piel con piel’. Aunque suene raro, casi siempre las personas con prurito o comezón suelen esconderse a sí mismos deseos eróticos, o pueden ser conscientes de ellos más solo superficialmente, pues desconocen su verdadera intensidad.

Otra situación similar es a los hombres que suelen sentir comezón en la nariz al ver a una mujer a quien desean o incluso pensar en alguna fantasía, pues la punta de la nariz es un tejido también eréctil y muy sensible.

Conclusiones… y un recordatorio

Esto es sólo un abreboca acerca de los mensajes que la piel puede brindarnos de nuestra situación interna. Recuerda que son generalidades acertadas en muchos casos, pero cada persona debe aprender en primer lugar, a escucharse a sí misma y fluir, acudiendo a profesionales de la salud competentes que faciliten herramientas adecuadas. Sólo desde allí la verdadera sanación podrá aparecer.

Este artículo es publicado con fines informativos. No sustituya su consulta regular a médico o especialista, mucho menos en caso de síntomas graves y enfermedades avanzadas. Ni Alzentro Coworking ni el autor se hacen responsables del uso que cada quién le da a la información aquí compartida.