Te comentamos detalles claves aportados por la ciencia que explican la importancia de ejercitar tu cuerpo para ser feliz y vivir con energía.

La salud es una forma de vida. Mucho más allá de la ausencia de una enfermedad, consiste también en la actitud e integridad con la que vives. Parte de esa integridad consta de tu comunión con tu cuerpo y la capacidad de escucharlo, asegurando cada vez lo mejor para ti.

Nuestro organismo fue preparado por la evolución para poder afrontar gran variedad de desafíos, desde aquellos de naturaleza física (fuerza, resistencia y adaptabilidad) hasta lo mental (inteligencia, creatividad y pensamiento abstracto). Este desarrollo ha ocurrido gradualmente a través de cada generación.

Sin embargo, en los últimos siglos, las costumbres y desafíos a las que nos enfrentamos frecuentemente, han cambiado drásticamente. La civilización ha llevado al ser humano a un estilo de vida que facilita el sedentarismo, haciendo del ejercicio y trabajo físico algo meramente opcional, pues ahora la consecución de los alimentos la puedes obtener ganando dinero sentado en una oficina para con él ir a un mercado y conseguir lo que te gusta. Nos movilizamos con medios de transporte automáticos y construimos nuestra casa con máquinas o delegando el trabajo a otras personas especializadas para ello.

En fin, independientemente del caso, la falta de movimiento y ejercicio físico,  aunque parezca ser sinónimo de calidad de vida y confort, va en contra de nuestra fisiología. En otras palabras, el organismo se adaptó para utilizar la actividad y esfuerzo físico para realizar funciones corporales claves, siendo algunas de estas funciones esenciales y solamente ejecutables si se realiza el movimiento o esfuerzo necesario. A continuación te contamos algunas de esas funciones fisiológicas que requieren del ejercicio y la importancia de cada una de ellas.

QUIZÁ TE INTERESE...  Libertad y Amor: Vive el elemento Aire

Biogénesis de mitocondrias: Salud en cada célula

Diversos estudios han demostrado cómo la actividad física (especialmente donde se involucran contracciones musculares) es necesaria para que puedan crearse mitocondrias en las células nuevas, así como para que las existentes puedan activar el Ciclo de Krebs. Este ciclo es básico en nuestra biología ya que es a través del cual (gracias a la mitocondria) que se produce la energía y oxigenación necesaria para que las células funcionen adecuadamente. En pocas palabras, tener una rutina sin ejercicio físico incluido restará vitalidad e irá deteriorando paulatinamente tu salud. Así que, aunque el ejercicio te canse, en verdad es la clave para mantener tu día a día con muchas más ganas de movilizarte y cumplir con tus quehaceres y placeres.

En Alzentro puedes disfrutar de todas nuestras terapias de crecimiento personal para darle un impulso definitivo a tu motivación y bienestar integral.

 

Resistencia a la insulina: La responsable de múltiples enfermedades

Este es otro factor muy relacionado con el anterior. Cuando tu cuerpo no usa energía, pero sigues consumiendo alimentos, las células te comienzan a decir: Debes gastar energía para que podamos volver a producirla. Con esto queremos decir, que la insulina es una hormona que transporta la glucosa por sangre, pero si las células -debido a la falta de ejercicio- no han consumido la que previamente han recibido, cierran sus captadores de insulina y así, la glucosa se queda en sangre y el páncreas entenderá que debe producirse más insulina para poder hacer entrar toda esa glucosa a los tejidos. A la resistencia a la insulina se le acusa de ser responsable directa de gran parte de casos de obesidad, además de diabetes tipo II. Sin embargo, su presencia involucra un desbalance de muchos órganos, por ende suele ser indicador y causa de muchas otras fallas sistémicas, como patologías cardiovasculares e hígado graso.

QUIZÁ TE INTERESE...  Las técnicas de bienestar familiar

Visita nuestro Centro en el Barrio Salamanca de Madrid para disfrutar el vigor de tu cuerpo en cualquiera de nuestras clases, de parte de nuestros profesionales especializados.

En resumen, una clave para evitar todo esto hasta ahora mencionado y no tener que vivir tomando pastillas y gastando en visitas al médico, está simplemente en hacer ejercicio todos los días.

Mantente atento a nuestro blog, en un próximo post extenderemos lo importante de activar tu cuerpo, siempre con nuestro objetivo de ayudarte a descubrir y fortalecer tu felicidad plena.

¿Quieres leer la segunda parte de este articulo? ¡A MOVERSE! EJERCICIO PARA VIVIR MÁS Y MEJOR (2ª PARTE)«