Trabajando como Personal Shopper, detecté que la mayoría de mis clientes tenían dificultad para verse bien delante del espejo no por elegir ropa inadecuada sino por falta seguridad en ell@s mism@s, de autoconfianza. Por eso introduje esta  modalidad de coaching en el que se trabaja la imagen que la persona quiere tener o mostrar. Una forma de completar el proceso de coaching trabajando desde el interior hasta el exterior, por lo que los resultados son completos.