Las personas tienen por costumbre realizar todas las cosas que tienen pendientes antes de cerrar el año. Esto lo hacen con la idea de comenzar el nuevo año, como quien dice “al día”. Es por esto que te decimos cierra el año con una limpieza facial. Todo nuestro cuerpo, desde el cabello hasta los pies, es un templo. Por tal motivo, tenemos la obligación de mantenerlo en el mejor estado posible.

Una limpieza profunda de nuestro cutis, es algo que se debe hacer con relativa frecuencia. Ya que aunque las personas no lo maquillen con fuertes productos, de igual manera éste se ensucia a diario. Pues se llena de todas las impurezas que recoge del medio ambiente y de las que el organismo expele naturalmente.

Esta mezcla de la grasa natural, el sudor y el polvo del medio ambiente, crean diariamente una película un tanto tóxica. La cual se aloja en los poros y termina formando granos, espinillas, barros y muchas otras protuberancias de origen orgánico. Por ello, hay que cuidar que se infectan porque pueden ser peligrosas. Y además, le dan un aspecto bastante desagradable a la cara que nadie quiere tener.

Existe una sola manea de hacerse una limpieza facial realmente profunda y esto se logra asistiendo a un profesional que utiliza algunos métodos prácticos para ello. Pero también hay una manera de mantener esta limpieza en casa con otros métodos menos complicados. Por esta razón, cierra el año con una limpieza facial, porque aquí aprenderás cuál es la mejor manera de hacerlo.

Veamos cómo se hacen ambas cosas para lucir siempre un cutis sano e impecable.

LEER MÁS  La piel: expresa lo que sientes y eres

Limpieza facial profunda del cutis

Cuando te comentamos cierra el año con una limpieza facial es porque para realizar una limpieza profunda de cutis. Primero se comienza por someter la piel a un baño de vapor con la idea de que los poros abran. Pues de esta manera se facilita el trabajo del especialista y bien sea con sus propias manos y con mucha destreza. O con la ayuda de algunos instrumentos específicos para estos casos, se procede a retirar todos los puntos negros. Así como también algunas otras formaciones de grasas e impurezas muy comunes en hombres y mujeres.

Una vez que se hayan retirado cada uno de los puntos negros y algún barro ya infectado. Entonces se procede a exfoliar la piel con arcilla o cualquier otro método que se requiera. Y sea con el método que sea, estos deben ser adecuados para retirar las células muertas de toda nuestra piel.  Recuerda que a diario los seres humanos por el proceso de renovación celular constante,  van creando células nuevas y desechando las muertas hacia el exterior.

Ya exfoliada la cara, entonces se procede a cerrar nuevamente los poros mediante pañitos de agua helada. Esto se va haciendo paulatinamente y si es necesario, se puede recurrir a trozos de hielo también. Pero en este caso se debe tomar la precaución de que sea de forma rotativa. Ya que no debes dejar el trozo de hielo mucho tiempo en un mismo lugar. Así evitarás en todo momento que se pueda quemar la piel.

Una vez que se haya terminado el proceso de abrir los poros, cerrarlos y exfoliar la piel. Entonces viene el proceso de tonificarla con algún producto astringente que previene que está se torne grasosa en poco tiempo. Finalmente se procede a humectarla y activar la circulación con masajes circulares y palmaditas rápidas y sostenidas por al menos unos cinco minutos. Por eso cierra el año con una limpieza facial que te cambie la vida.

LEER MÁS  La hipnosis como terapia alternativa

Mascarillas caseras para una limpieza facial única

Veamos algunas mascarillas que son ideales para mantener la piel en perfectas condiciones por un tiempo prudencial. Pues al acudir a realizarse una limpieza profunda con un profesional, se debe esperar dos a tres meses. Pero esto dependerá casi siempre del tipo de piel de las personas. Así que cierra el año con una limpieza facial y aprende sus beneficios.

Mascarillas caseras para una limpieza facial única

Mascarillas caseras para una limpieza facial única

Mascarilla Humectante

Este tipo de mascarillas, se utilizan para aquellas personas de piel reseca. Principalmente están diseñadas para nutrir el cutis y reponer las vitaminas y sustancias necesarias para palear el efecto del sol. Así como otros aspectos ambientales que tienden a resecarla.

Estas mascarillas se preparan con aguacate, yema de huevo y con una cucharadita de aceite de oliva. Es de acotar, que el aguacate debe estar bien maduro y si es posible un poco pasadito.  Luego se trituran todos los ingredientes con la licuadora y cuando la mezcla esté lista ya se podrá aplicar en la piel.

Antes de aplicar esta mascarilla humectante, se deben abrir los poros sumergiendo la cara en agua bien caliente. Luego se aplica la mezcla y se deja actuar al menos por media hora. Finalmente se enjuaga con suficiente agua tibia y se seca con una toalla de algodón. Siempre de una manera que no se arrastre encima de la piel, sino que sea ejerciendo un poco de presión.

Enseguida se aplicará un tónico a base de agua de rosas y se seca con una toalla suavemente airando con las manos. Si por casualidad se tiene que aplicar un maquillaje seguidamente, cosa que se debe prever para no hacerlo. Entonces lo recomendables es aplicar una crema base antes de maquillarse para no entorpecer la acción de la mascarilla.

LEER MÁS  Mecanismos de defensa: Los Juegos de la Mente

Mascarilla Exfoliadora

Cierra el año con una limpieza facial porque para preparar una buena mascarilla exfoliante. Lo más recomendado es tomar cáscaras de huevo y triturarlas con unas gotas de limón o una cucharadita de vinagre. Aplicarla de forma de zigzag por toda la cara haciendo énfasis a los lados de las aletas de la nariz. Ya que es el lugar donde se almacena la mayor cantidad de desechos grasos.

Después de unos diez minutos durante los cuales se ha estado literalmente exfoliando la cara. Se debe enjuagar la cara con agua caliente y volver aplicar otra porción de mascarilla para frotarla nuevamente.

Ahora por unos cinco minutos, se enjuaga la cara reduciendo la temperatura del agua caliente a tibia. Luego a fría y finalmente a helada, con la idea de que la piel quede completamente nueva. Por último se debe aplicar cualquier tónico astringente para terminar de cerrar los poros.

Secar suavemente con toalla y dejar que el cutis se airee lo suficiente antes de aplicar cualquier tipo de maquillaje.