El masaje facial Japones o lifting manual japones, popularizado con el nombre de Kobido, es un conjunto de técnicas de masaje en el rostro y cuello, que ayudan a la producción de colágeno y elastina, proteínas que ayudan a mantener la piel elástica, tersa y firme.

El paso del tiempo, el exceso de sol, una alimentación inadecuada y otros factores externos, hacen que vayamos perdiendo estas proteínas y que nuestra piel vaya perdiendo firmeza y luminosidad. Para paliar estos efectos, además de cambiar nuestros hábitos tenemos esta técnica, que libera la energía y tensión bloqueada de los músculos y nervios faciales.

Es un masaje de movimientos rápidos y rítmicos que mejoran la elevación y firmeza de la piel del rostro y cuello. Activa, ilumina, tonifica y embellece, retrasando así la aparición de arrugas, o minimizándolas.

Además de estos beneficios, es una buena terapia anti-estrés, y también puede ayudar en el alivio de las migrañas, y reducir el efecto del bruxismo.