Mi nombre es María José Moreno Salas y ayudo a las personas estresadas a aliviar el malestar y el cansancio que sienten, a relajarse, a aumentar su vitalidad y a mejorar su ánimo, utilizando sus propios recursos y capacidades, para conseguir vivir en calma, alejarse del estrés y disfrutar de su vida con energía y bienestar.

Mi misión es ayudarte a estimular y a utilizar tus propios recursos, a que conectes con tu propia esencia natural para hacerte más consciente de Quien Eres y utilices las maravillosas capacidades que tienes ahí mismo y que llevas incorporadas, para conseguir tu bienestar.

Te ayudo a conseguir salud, bienestar y calma con los servicios que te ofrezco, que incluyen técnicas naturales, recursos y herramientas para que logres vivir y disfrutar de tu vida plenamente.

 

Algo acerca de mí

Me considero una persona tranquila, responsable y con una mente abierta, inquieta y curiosa. Me gusta la vida sencilla que llevo; me encanta leer, ver películas en el cine, caminar a mi ritmo por la montaña, hacer punto y ganchillo ¡que además me relaja un montón!, cocinar… Estar con los míos y conmigo misma…

Llegué al mundo de las terapias naturales hace ya casi 30 años… ¡cómo pasa el tiempo!… Fue un poco por casualidad, aunque creo que la casualidad no existe y que todo sucede por alguna razón…

Desde entonces he construido mi camino con ellas de la mano y gracias a ellas he podido llegar hasta este momento con el bienestar y la salud que tengo.

Gracias a ellas, de las que me he servido y continuo haciéndolo, y gracias a todo lo que he aprendido y aplicado, no sólo del mundo de las terapias naturales, de la dietética naturista, de la geobiología… sino también del mundo de la arquitectura en relación con el ser humano y con el medio ambiente.

Yo he logrado bienestar gracias a las terapias naturales y ¡quiero lo mismo para ti!

He trabajado como arquitecto durante muchos años, compaginándolo con mi formación y trabajo en el mundo de las terapias, hasta que llegó el momento en el que sentí que estar todos los días más de ocho horas sentada trabajando con un ordenador no me llenaba en absoluto. Y además no me permitía dedicar todo el tiempo que yo quería a ayudar a otras personas a conseguir bienestar.

Aunque la arquitectura es una de mis pasiones, el trabajo que realizaba no me llenaba y sentía que estaba dejando pasar mi vida sin hacer lo que más me gusta, que es trabajar codo con codo con otra persona para acompañarle y ayudarle a conseguir el bienestar que quiere, al igual que yo lo he conseguido.

¡Así que decidí dedicarme de lleno a ello!… Y, aquí estoy.

 

Mi pensamiento

Esta formación en diversas disciplinas y mi experiencia vital personal, me han llevado a entender al ser humano como un ser único, completo, indivisible e íntimamente conectado con el medio en el que vive y se desarrolla.

Pienso que como tal debe ser considerado, sin menospreciar ni dejar a un lado ninguno de sus aspectos pues todos ellos son una misma y única expresión de su estado a cada instante.

Entiendo la salud como el equilibrio y la armonía en la relación del ser humano tanto consigo mismo como con el medio. Relación ésta entendida como intercambio de información o biofeedback, entre él y su entorno, del que debe recibir el estímulo adecuado para su pleno crecimiento y desarrollo.

Y entiendo que el ser humano tiene en su esencia no sólo la capacidad obvia de desarrollarse y crecer, sino también la capacidad y los recursos necesarios para recuperarse (es que no puede ser de otra manera…) pues lleva incorporada en su esencia la información o el referente para desarrollarse en equilibrio y en perfecto estado de salud…

Sólo hay que recordar el camino de vuelta; volver a encontrar la referencia perdida…

Y en eso, precisamente, es en lo que inciden las técnicas de terapias naturales en las que me he formado y que utilizo y aplico, como son las propias de la medicina china (acupuntura y masaje TuiNa), la reflexoterapia podal y las Flores de Bach. Y como otras tantas…

Aunque no se trata de un proceso pasivo en absoluto. Estas técnicas son un gran estímulo para tu sistema psicofísico, sí. Pero este estímulo tiene que ir acompañado de una voluntad de cambio. Un cambio que sólo puedes realizar tú y que implica tanto a tu estilo de vida como a tu forma de pensar y a tu forma de expresarte y de actuar.

 

Y este es mi deseo para ti:

 

Crea y vive la vida saludable que quieres y no esperes…

Respira consciente, lenta y profundamente

Nutre tu cuerpo, tu alma y tu mente con Sabiduría y con lo mejor

Encuentra tu Centro y decide y actúa desde él

Aprovecha el momento, tómate tu tiempo y disfruta plenamente

Vive en calma, abre tu corazón y tu mente, y AMA-te…”