WeCreativez WhatsApp Support
Estamos aquí para resolver todas tus dudas. ¡Pregúntanos lo que quieras!
¿Cómo podemos ayudarte?

Indudablemente el cuerpo humano necesita de la aplicación de ciertas terapias. Donde los pros de hacerse un masaje reductor se hacen evidentes por la gran cantidad de beneficios que  ellos conllevan.

Entre estos beneficios se encuentran la mejora de la circulación sanguínea y la reducción del estrés. Aparte al ayudar a eliminar toxinas se fortifica y estimula el sistema linfático. Igualmente reduce la celulitis y combate el estreñimiento.

De la misma manera contribuyen a moldear la figura disminuyendo los excesos de grasa acumulada. Fomentando así una limpieza del organismo lo que se traduce en reducción de medidas. Solo por lo antes expuestos es bueno conocer sobre los pros de hacerse un masaje reductor.

¿Qué es un masaje reductor?

Un masaje reductor es la aplicación de mayor presión sobre la zona a tratar, ejerciendo una mayor velocidad de la que se aplica en el masaje tradicional, y al realizarlo de manera periódica se puede ir moldeando el cuerpo.

Esta técnica de masajes se utiliza frecuentemente en los salones de belleza buscando estimular la pérdida de peso y por consiguiente la reducción del volumen.

La grasa localizada se va removiendo con la aplicación de masajes reductores. De manera que los adipocitos sean eliminados por las excretas naturales. Facilitando así que el cuerpo se vaya esculpiendo paulatinamente.

Estos masajes resultan altamente favorables para la eliminación de toxinas, ayudando a eliminar la formación de celulitis. Ya que la forma de ejercer el masaje favorece la eliminación de grasas y líquidos retenidos en el cuerpo.

Los masajes reductores se recomiendan para la eliminación rápida de toxinas acumuladas que causan un gran malestar al transformarse en nódulos de grasa. Al efectuarlo se logra que entre más oxígeno al organismo lo que se traduce en mayores beneficios para la salud en general.

¿Cómo hacen los masajes reductores?

Al conocer los pros de hacerse un masaje reductor. Sabrás que los masajes reductores se hacen aplicando presión fuerte sobre zonas localizadas donde se encuentran los tejidos grasos. De esta manera se van despegando del resto de tejidos como sucede con el tejido conjuntivo o a la misma musculatura.

El terapeuta con regularidad aplica una loción o crema reductora que facilite el movimiento de las manos sobre las zonas afectadas. Ya con esto y con relativos fuertes movimientos ejerce presión para lograr el cometido.

Los masajes reductores de hecho son bastante intensos y se debe empezar de menos a más. Pero en algunos casos estos resultan un tanto incómodos y dolorosos, o por decir lo menos a veces son molestos.

El objetivo primordial de los masajes reductores es moldear la figura. Pero conjuntamente con ello se logra la eliminación de gran cantidad de toxinas perjudiciales para nuestro organismo.

Es especialista en dar este tipo de masajes está consciente de la importancia que el mismo tiene para los clientes. Por lo que debe dar lo mejor de sí para alcanzar los resultados deseados.

¿Cada cuánto tiempo se debe hacer un masaje reductor?

Una vez que la persona ha decidido hacerse un masaje reductor. Debe estar convencida de que al menos se necesitan unas 12 sesiones. De tal manera que los tejidos comiencen a desintegrarse de la grasa acumulada.

Es conveniente que estas sesiones tengan una frecuencia de 2 a 3 veces por semana Para luego dedicarle una sesión semanal como método de mantenimiento. Es de hacer notar que los pacientes colaboren con el terapeuta practicando una dieta balanceada y saludable. A fin de que los resultados se mantengan en el tiempo y no sean motivo de aflicciones.

Es muy importante solicitar los servicios de personal altamente capacitado a fin de que el masaje aunque requiere mayor presión no debe excederse la misma para evitar moretones. También es muy interesante contar con un análisis clínico que demuestre que no existe alguna lesión en los riñones. Ya que estos podrían verse más afectados luego de la terapia reductora.

 ¿Quiénes se pueden hacer un masaje reductor?

Por normativa general toda persona que goce de un buen estado de salud está calificada para que se pueda realizar un masaje reductivo. Ya que indudablemente le va a proporcionar muchos beneficios relacionados con su salud.

Obviamente hay algunas particularidades que recomiendan no hacer este tipo de masajes a mujeres en estado de gestación. Al igual que en personas que tengan problemas de tensión alta es preferible acudir primero al cardiólogo para que dé su opinión.

Los terapeutas recomiendan que los mejores momentos para realizarlos es justamente al despertarse o antes de acostarse que es cuando el estómago se debe encontrar más vacío.

Los masajes reductores se pueden realizar en hombres y en mujeres con una edad comprendida entre los 18 años y los 70 años. Donde previamente se debe hacer una evaluación del paciente para saber si es compatible con el tratamiento.

Pacientes con obesidad pronunciada, al igual que aquellos que tengan alteraciones en la piel. Lo mismo que posean marcapasos y mujeres embarazadas no debe realizarse este modo de masajes. Por esto, los masajes reductores se pueden complementar con una variedad de aparatos reductores o reafirmantes, permitiendo en algunos casos el uso de algas marinas.

Complementariamente se debe seguir una dieta balanceada rica en vegetales y frutas. En conjunto de proveerse de suficiente ingesta de agua y realizar una efectiva rutina de ejercicios. Ya que el masaje reductor disminuye centímetros pero no baja de peso.

Pros de los masajes reductores

Se ha comprobado que los masajes reductores son altamente efectivos para remover la grasa acumulada. Ya que son beneficiosos para reducir el tejido adiposo y la celulitis, motivado al calor que se genera por los movimientos.

El metabolismo basal se incrementa y colabora en la reabsorción de las grasas al incrementar de manera notoria el consumo de calorías motivado por la actividad motora.

Alivia el estrés si se hace de manera adecuada en un ambiente apropiado y agradable. Unido a dosis de aromaterapia combinada con música adecuada de fondo. Esto para complementar el relax que producen los masajes reductores.

Contribuyen a eliminar los calambres y la tensión muscular obtenida por ejercicios recientes. Lo que sirve para revitalizar la bioenergía producida que atrae tranquilidad al superar problemas emotivos.

La falta de ejercicio se ve compensada cuando se realizan estos masajes que reafirman y tonifican el grupo muscular. Propendiendo a un mejor desenvolvimiento en nuestras actividades diarias.

Las mujeres por lo general se aplican el masaje reductivo en las zonas donde más se acumula la grasa con el correr de los años. Esto quiere decir que se los mandan a efectuar en las caderas, el abdomen y los músculos.

Los hombres por el contrario prefieren que se los realicen en la zona pectoral, en las caderas y en el abdomen. Ya que son las zonas álgidas de los panzudos que no hayan donde esconder la barriga.

Resumiendo podemos indicar que conocer los pros de hacerse un masaje reductor es muy bueno. Ya que son una técnica muy antigua que genera muy buenos resultados. Donde se hace imperativo contar con una buena técnica para su aplicación. Al mismo tiempo que se le debe indicar al paciente que los debe complementar con ejercicios y buena alimentación.

No hay que creer que los masajes reductores originan flacidez en la piel. Porque si se aplicaron según la normativa de los especialistas, ocurre de hecho un efecto tonificador en la piel. Lo que supone una mayor firmeza de la misma, y a la vez una gran sensación de bienestar.