Octava rama del Yoga “SAMADHI”

Octava rama del Yoga “SAMADHI”

Tal como ya hemos visto durante el estudio de lo que es el Yoga. Sabemos que se trata de una disciplina milenaria que está compuesta de 8 ramas. Por eso hoy vamos a ver la octava rama del yoga “Samadhi” (la supraconsciencia).

Para alcanzar esta octava y última rama del yoga, es preciso haber alcanzado exitosamente los niveles anteriores. El anhelo de todas las personas que se inician en el aprendizaje de esta disciplina es llegar a la cumbre.

Supraconsciencia, es la cúspide del conocimiento y dominio de la mente y del cuerpo según los yoguis Sutras de Patanjali. Es alcanzar el dominio completo de la meditación y poder conocer el Nirvana, el éxtasis, elevarse. Así como también integrarse como un todo al Universo Infinito para tomar consciencia de quienes somos.

Debemos saber que el yoga se originó en la India, y se fue extendiendo poco a poco hacia otras fronteras. Lugares donde fue sufriendo algunas modificaciones y la influencia de algunos sabios maestros estudiosos de la mente y del cuerpo.

Así pues Patanjali, la dividió en 8 ramas con sus respectivos nombres y funciones muy específicas y precisas en su objetivo con respecto al alcance y dominio de esta práctica. Allí se trata de separar lo que es real de lo que es una ilusión.

Vamos a citar a manera de repaso, muy someramente los nombres de las 8 ramas que componen el Yoga. Para luego adentramos en el estudio específico de la última y más importante de todas que es la que nos corona como yoguis consagrados, el Samadhi, Octava rama del Yoga.

Las ocho ramas que componen el Yoga

  • Código Social.
  • Código personal.
  • Posturas.
  • Control de la energía a través de la respiración.
  • Aislamiento de los estímulos externos.
  • Concentración mental.
  • Meditación.
  • Supraconsciencia.

Una vez que ya recordamos cuál es el nombre de cada una de las ocho ramas que componen el Yoga. Al igual que saber cuál es su función específica, vamos a proceder de inmediato a escudriñar más a fondo la función de la octava rama del Yoga, y la gran importancia de haber podido elevarse a estos niveles.

Samadhi octava rama del yoga

Una vez que se ha culminado el estudio y práctica de las siete ramas anteriores. Es cuando el yogui alcanza el nivel necesario para poder adentrarse en el estudio de la supra consciencia. Samadhi, Octava rama del Yoga, lleva a la persona a conectarse con el Universo de forma integral.

El asunto es, que no es que tú formas parte del universo, es que eres el Universo. Es algo así como querer separar el corazón de una persona, de ésta. Cada persona, cada humano, más aun cada ser viviente, cada planta, cada animal es un componente inseparable porque tiene vida.

En el caso de los humanos, existe además un componente especial que es la inteligencia. Ahora la consciencia en este caso, la vamos a estudiar como supra consciencia. Mediante el Samadhi, es que se alcanza la Iluminación. El cual es un estado anhelado por todos los que comienzan esta carrera espiritual. Al igual que física que comprende esta disciplina que se conoce como YOGA.

Para llegar a ser “Iluminado”, o gran maestro, (como lo fueron Jesús, Buda, Patanjali, Iyengar Indra Devi, Bikram  y tantos otros). Es menester muchos años de estudio, práctica y concentración para alcanzar la octava rama del Yoga. Los yoguis, no se hacen, se forman. Para lograr avanzar de una rama a otra es preciso dominarla y sufrir un proceso de transformación profunda.

Cuando hablamos de Samadhi, estamos reconociendo un estado profundo de concentración que eleva al yogui a estados de supra conciencia. El cual se alcanza mediante la meditación y la persona se identifica plenamente con el Universo como parte de un todo indivisible.

Se trata de un elevadísimo estado espiritual, sin embargo se pueden identificar dos tipos de Samadhi, vamos a ver cuáles son:

2 Diferentes tipos de Samadhi

Savikalpa Samadhi, es un estado de consciencia muy profundo que se alcanza mediante la meditación. No obstante no se logra separar lo real de lo irreal, es decir estos dos estados se pueden entrelazar y confundir entre sí. Pero cuando las personas logran profundizar mucho más y adentrase en el Universo, se comienza a preparar el camino hacia un estado superior y divino.

Hay que experimentar varios Savikalpa para entender los diferentes estratos y lograr feliz y finalmente un estado nirvico. Ya que en el estrato de Savikalpa, la persona puede dejar permear cierta conexión con el mundo real y falaz. Que es de lo que se está tratando de desnudar la persona para experimentar la plenitud de un Nirvana.

Nirvikalpa Samadhi, esto sí que es el estado Supremo y Divino producto de la concentración mental de un yogui. Aquí no existe la dualidad de dos estados que te conectan al mundo exterior, estás ahora en El Nirvana.

El Nirvikalpa, es una vivencia tan sublime y satisfactoria, que la persona se desconecta por completo de la realidad física. Aquí se desdobla por así decirlo de alguna manera inteligible, y su cuerpo pierde todo peso para levitar en el inmenso e infinito Universo.

Es una experiencia transformadora que les permite a las personas que logran alcanzar la octava rama del Yoga. Dejar de sufrir por dolencia alguna, tanto física como mentalmente. Pues las personas se despojan de todo lastre que mortifique el cuerpo o el espíritu.

El temor, la tristeza, la duda y todo sentimiento torturador, se miran y se perciben desde otro ángulo. Es decir, no dejan de existir estos sentimientos, pero se perciben de otra forma, el dolor está, sí allí está pero no me afecta a mí.

Experiencia de un Nirvikalpa en la octava rama del Yoga

Experiencia de un Nirvikalpa en la octava rama del Yoga

Beneficio de la experiencia de un Nirvikalpa

Cuando una persona logra sostener un estado de Nirvikalpa Samadhi por 21 días consecutivos, consigue la liberación de su espíritu. Allí se convierte en un Iluminado y anda por la vida sin ningún tipo de problemas, desnudo de toda contaminación.

El egocentrismo, llega a desaparecer por completo, no hay un “mío”, un “yo”, un “tengo” ni nada que te caracterice como a una persona individual. Formas parte de un todo que es el Universo al cual perteneces y no es posible o no cabe ni se percibe ningún sentimiento de posesión o de pertenencia.

Para que se pueda entender mejor, ni siquiera tus bienes materiales ni tus hijos ni tus experiencias son tuyas. Nada es de nadie, las cosas o las personas existen, son, están pero no son de nadie. Es un sentido de autopercepción de Brahama, de conciencia no dual.

Cuando una persona ha alcanzado éste, tan alto nivel de purificación espiritual, se le denomina como un “Jivanmukra”. Esto quiere decir que ha sido liberado en vida. No ha necesitado morir físicamente para alcanzar la paz, la total e infinita paz espiritual y física.

El alimento espiritual suprimen el hambre y la sed, las personas pueden estar sin ingerir alimentos. Y solo por razones de instinto de supervivencia se hidratan, pero no porque el organismo lo reclame. Se trata de un estado realmente supremo y divino donde todas las exigencias del cuerpo son ignoradas.

Llegar al Nirvikalpa, es una tarea de mucha constancia. Pues no todas las personas lo logran y solo los más espirituales y aplicados se llegan a convertir en ILUMINADOS. Pero deben recordar que querer es poder y si te empeñas lo lograrás para poder experimentar este estado de divinidad conocido como la Octava rama del Yoga “Samadhi” (La Supraconsciencia).

Séptima rama del Yoga “DHYANA”

Séptima rama del Yoga “DHYANA”

Antes de entrar en materia con la séptima rama del YogaDHYANA” (La meditación), debemos aclararles algunos conceptos básicos sobre el tema. En primer lugar comentarles que el Yoga es una disciplina legendaria cuyos orígenes se ubican en La India.

Continuando, les diremos que esta disciplina está constituida por ocho ramas. Y que Dhyana, es la séptima de éstas y es de la cual hoy se va a desarrollar este tema. La Dhyana se desenvuelve en base a la meditación del yogui.

Esta rama es tan importante como cualquiera de las seis anteriores. Y también tan importante como la octava y última rama que componen la estructura fundamental de la disciplina. Ya que cada una está direccionada hacia lo lograr un objetivo en particular. Y todas entre sí, le dan forma precisa a un todo universal.

Se considera que el Dhyana, es un método de respiración que tiene sus fundamentos en el budismo y el hinduismo. Por allá por el siglo VI antes de la era cristiana, Buda Gautama, fundó la conocida Escuela del Dhyana.

Esta escuela de meditación consideraba que solo mediante esta práctica se podía llegar a ser un gran iluminado. Un Iluminado, es lo que muchas personas de corrientes religiosas paralelas a la cristiana, consideraban que era Jesús de Nazaret.

Los que no lo reconocieron nunca como el mesías o el hijo enviado por Dios. Más bien sí le acreditaban el título de Iluminado porque reconocían que Jesús había traspasado los límites de lo normal.

Al realizar milagros, sanar enfermedades incurables como la lepra y la ceguera, resucitar algunas personas, fue tomando fama. Incluso lograr su propia resurrección, traspasar paredes, apaciguar las tormentas y caminar sobre las aguas. Jesús se convierte en un ser dotado de poderes muy especiales que lo catalogan como Iluminado.

Historia de la Dhyana

La Dhyana, como les comentamos al principio, tuvo su origen en La India, pero luego fue introducida en China, y es allí donde comienza a formar parte indivisible de todo lo que en sí encierra la doctrina o disciplina del Yoga.

En estas tierras, no menos legendarias y místicas, el Dhyana conforma por sí misma una escuela. La cual se conoce también como Escuela del Chan, que sería su traducción al idioma chino. Por la influencia del taoísmo, la práctica sufre algunas transformaciones.

El principal objetivo de esta escuela era proponer la meditación como único medio para llegar a la iluminación. Desde China, continuó extendiéndose hacia otras fronteras, de esta manera llegó a Corea. Donde entonces adoptó otra nomenclatura conocida como Seón, mientras que en Japón adoptó el nombre de Zen.

Hoy en día en todas partes del planeta, se practica esta disciplina como parte integrante de la Gran Disciplina que es el Yoga. Y que además viene a ocupar el séptimo lugar en las ocho ramas con sus correspondientes preceptos cada una. La cual es conocida definitivamente como el Dhyana del Yoga.

¿Cómo practicar el Dhyana?

Tomando en cuenta que el Dhyana es una forma profunda de meditación. Primero debemos concentrarnos para lograr su contenido en un ciento por ciento. Lo primero que se debe saber es que no se puede llegar a una efectividad plena de la noche a la mañana.

Es preciso mucha práctica para lograr educar la mente. Así logrará que se abra al dominio de este grado de concentración mediante la meditación. Se trata de un despertar de la conciencia que en la mayoría de los seres humanos está como en reposo.

El budismo y el hinduismo han marcado pautas para encontrar el camino hacia la iluminación. La meditación Dhyana, es la clave para que un individuo se sienta real. Así como también sentirse plenamente realizado como ser viviente del Cosmos.

En realidad todas las doctrinas de corte religioso, no cejan en la búsqueda de la conexión del ser humano con el Inmenso Universo, y que éste a su vez pueda comulgar con la divinidad universal.

Veamos pues que el Dhyana es el séptimo escalón de la doctrina y no se puede saltar, sustituir o ignorar. Cada una de estas ramas pueden tener alguna similitud y definitivamente que guardan una relación muy estrecha entre una y otra. Pero no hay que confundirlas, ya que cada una de éstas remas son bastante precisas.

Debemos tener muy claro además que no se pueden confundir los conceptos de concentración con meditación. Para poder meditar hay que concentrarse, y para meditar hay que estar concentrado, más estos términos tienen diferente significados.

De hecho la concentración es la base de la sexta rama de yoga, y mediante ésta es entonces cuando el individuo puede llegar a conocer la séptima rama que es la meditación.

¿Cuáles son las características más resaltantes del Dhyana?

Como quiera que mediante la meditación que es la base fundamental del Dhyana, es que se puede llegar a la Iluminación. Vamos a ver cuáles son sus principales aspectos que la caracterizan:

Características más resaltantes del Dhyana

Características más resaltantes del Dhyana

La perfecta comprensión

Se trata de comprender el sufrimiento como una de las grandes verdades del budismo. El ser humano no se puede deslindar en modo alguno del sufrimiento en ninguna de sus diferentes caras o facetas.

Se considera además que el deseo es el origen del sufrimiento. Ya que los individuos sufren por lo que no tienen o por lo que pierden. Así podemos entender que perder a un ser querido, la salud, bienes materiales o un proyecto de vida, causa sufrimiento.

La perfecta emoción

Se trata de evitar o no pertenecer al mundo falaz, es decir renunciar a todo lo mundano y a la vanidad. Y luego aceptar cualquier situación que se nos presente con la mayor naturalidad y la mejor disposición.

Actuar siempre de buena fe, no llevar la mala intención por delante. Ni mucho menos tratar de sacarle provecho a todo en perjuicio de los demás. Ser equilibrados en este sentido y darle el sentido correcto a todas las situaciones.

El perfecto hablar

No mentir, no calumniar ni difamar, no exagerar y rumorear de los demás, aplicar la compasión. No ser frívolos ni irrespetuosos.

Actuar con perfección

Se refiere a no cometer delitos en cuanto al sexo se refiere, no cometer adulterio, esquivar la lascivia, no robar (la inocencia de una persona). Tampoco cegar la vida de una persona ni atentar contra sus pertenencias.

Otros aspectos a considerar

Entre otros aspectos a considerar, tenemos el abstenerse del tráfico de personas o animales. La venta o tráfico de armas de guerra, abstenerse de todos los vicios.

Además no se debe cejar en la búsqueda de los cuatro Dhyanas que a saber son: Piti y Sukha, Dutiyajjhana, Tatiyajjhana y Cattuthajjhana.

La importancia del Yoga Dhyana

Como pudimos observar a lo largo del tema, una vez el yogui llegue a este nivel de meditación, entonces el mismo podrá reconocer que ha trascendido como ser humano. Ya que será por mucho, superior al común denominador u hombre de a pie.

Los yoguis que practican la séptima rama del Yoga, tienen en cuenta en todo momento cada uno de estos aspectos que ya superaron o superarán para así poder elevarse más y lograr la primera fase d la octava rama. Nivel al cual todos añoran llegar y muchos pocos lo logran.

Sexta rama del Yoga “DHARANA”

Sexta rama del Yoga “DHARANA”

El Yoga como ya sabemos es una disciplina legendaria que se originó en la India. Y la misma está compuesta por ocho ramas que a su vez cada una de éstas comprende una serie de estatutos, los cuales se deben cumplir a cabalidad. La Sexta rama del Yoga “DHARANA” (La concentración), es hoy objeto de nuestra atención y es de la que hablaremos.

Tal como hemos explicado en reiteradas oportunidades, los yoguis son personas que cultivan esta disciplina desde hace miles de años. Y estas personas se educan con esta disciplina para observar una serie de reglamentos que les convierten en seres especiales. Siempre con una mentalidad y un espíritu muy elevados.

La palabra Yoga proviene del sánscrito y traduce literalmente unión, y la palabra Dharana a su vez nos interpreta concentración. El Yoga encierra una serie de prácticas donde se relacionan entre sí el jainismo, el budismo y el hinduismo. Para así convertirse en un todo de una disciplina bastante interesante y compleja.

Dharana ocupa el sexto lugar en el orden de las ramas del Yoga. Y como se refiere a la concentración, las personas que practican la disciplina ya deben estar avanzadas a estas alturas. Y además en capacidad de poder alcanzar el total dominio de su mente y de su cuerpo.

Según algunos escritos que se encuentran en Pantajali. En los Yogas Sutra se explica cómo alcanzar estos grados de concentración que elevan a los yoguis a alturas semejantes al estado de Nirvana.

Para convertirse en yoguis, no es necesario pertenecer a ningún tipo de credos o religiones. Ni mucho menos a sextas ni tendencias mentalistas. Pues esta disciplina abraza a personas de cualquier creencia y no se contraviene con ninguna que admita los preceptos de cualquier iglesia.

¿Cómo se practica Dharana?

Para practicar Dharana la sexta rema del yoga, es necesario adquirir un grado de concentración suprema. Es decir, poner la mente totalmente fuera de todo lo que la conecte con el mundo exterior. Para luego mantenerse en este estado por el espacio de tiempo deseado para disfrutarlo.

Para ello se tiene que fijar la mente en un punto determinado y no apartar la mirada a ninguna otra parte. Esta rama del Yoga y las dos subsiguientes, las cuales vienen a ser las tres últimas de las ocho. O sea Dharana, Dhyana y Samadhi, se les conoce con el nombre Sanyam, lo cual quiere decir “control”.

Al mantenerse la concentración por un espacio de tiempo considerable, se pasa a otra etapa, conocida como meditación. La respiración juega un papel muy importante ya que conecta el cuerpo con la mente y el espíritu.

Otra de las formas de lograr el grado de concentración que se requiere para la práctica de esta sexta rama del yoga. Es concentrarnos en nuestro interior. Para lograrlo, nos debemos enfrascar en un único pensamiento.

Lo que se logra con la práctica del Yoga y el principal objetivo, es alcanzar un nivel de conciencia. El cual se encuentra por encima del que normalmente tienen los seres humanos. El Yoga es la disciplina por excelencia, es la que lleva a las personas a comportarse de la mejor manera sin necesidad de pertenecer a religión alguna.

Para practicar el Dharana, sexta rama del yoga, es preciso aislarse del bullicio para poder concentrarse en su actividad. No quiere decir que se tengan que trancar en un cuarto donde no entre la luz ni ningún tipo de sonidos. Pero sí se precisa alejarse de las interrupciones inoportunas de otras personas.

¿Para qué sirve la práctica de Dharana?

  • Además de permitirnos un grado de satisfacción bajo ese estado de éxtasis. También nos ayuda a liberal estrés, y conectarnos con el mundo infinito y poder recibir los mensajes del Cosmos.
  • La mente se inunda de pensamientos positivos y esto aleja a las personas de temores e inseguridad.
  • Se logra una conexión armoniosa entre cuerpo y mente que produce estabilidad y una gran paz interior.
  • Es la disciplina ideal para cualquier persona que persiga encontrar una razón de vivir y un sentido a la vida.
  • Es una disciplina relajante y divertida, saca a las personas de la rutina y las activa mentalmente y también físicamente.
  • Las personas que conocen el Dharana, sexta rama del yoga. Pueden llegar a concentrarse de tal manera que son capaces de manejar una enfermedad terminal. Al punto de desviarla de su cuerpo, solo con su actitud mental y el poder de la concentración en su sanidad.

Es decir, al no aceptar en su cuerpo tal enfermedad, ésta pareciera dejar de atacar un cuerpo que se niega a aceptarla.

  • Sirve para educar y cultivar la memoria y le permite a las personas aprender a concentrarse con facilidad. Por lo tanto son capaces de prestar mayor atención a cualquier aprendizaje.
  • Combate el estrés efectivamente permitiendo que las personas puedan llevar una mejor calidad de vida. Eso sí, siempre sin la ingesta de medicamentos químicos que casi siempre tienen efectos secundarios.

Los episodios de ansiedad se controlan satisfactoriamente. Con ello mejoran o se erradican los malos hábitos y los vicios que tantos estragos causan al ser humano.

¿Cuáles son los principales beneficios de practicar Yoga?

La práctica del Yoga trae consigo una serie de beneficios, los cuales no solo permiten bienestar para quienes profesan sus normas. Sino que son totalmente satisfactorios para las personas que conviven con un yogui.

Cuáles son los principales beneficios de practicar yoga

Cuáles son los principales beneficios de practicar yoga

Si se cumplen todas y cada una de sus reglas o estatutos, en un hogar donde viva un yogui, debe reinar la paz y la armonía absoluta y placentera. Vamos a mencionar solo algunas de las observancias de un yogui:

Respeto por lo ajeno

Los yoguis son personas incapaces de tomar ni siquiera prestado un bien que pertenezca a otra persona o institución. A no ser que tenga la debida autorización de su dueño. Por lo tanto se puede vivir confiado al lado de una de estas personas tan respetuosas.

No violencia

Los conocedores de los principios del Yoga, no practican ningún acto de violencia ni con su propio cuerpo, ni con las demás personas. Son capaces de resistir una ofensa o hasta una agresividad sin responder. En todo caso prefieren huir antes que dejarse llevar por la ira y responder a cualquier ataque verbal o físico.

Control absoluto de su cuerpo y de sus apetencias

En cuanto a la alimentación son bien comedidos, solo comen para vivir. Lo contrario del común denominador de la mayoría las personas, quienes pareciera que viven para comer.

En el aspecto sexual, también son bastante comedidos. El sexo tiene un fin, que es la procreación y de allí en adelante para proporcionarle este placer al cuerpo, lo hacen de forma racionada, sin excesos y sin promiscuidad.

De manera pues que tanto la gula como el desborde del apetito sexual como la ninfomanía, la sodomía y otras aberraciones, están bien alejadas de la conducta de un yogui.

Aquellas personas que practican Yoga y han podido alcanzar la sexta rama o Dharana. Por lo general son personas a quienes se les puede catalogar como muy confiables en su conducta. Además tienen una capacidad de concentración que les permite un desenvolvimiento increíble frente a los problemas a los que enfrentarse.

Quinta rama del Yoga “PRATYAHARA”

Quinta rama del Yoga “PRATYAHARA”

Vamos a ver que contempla la quinta rama del yoga “Pratyahara”. Sabiendo de antemano que se trata de una de las ocho que la componen. El Pratyahara, se orienta hacia el aislamiento sensorial de estímulos.

Es nuestro deber hacer un breve recuento de esta disciplina milenaria. Pues, el Yoga tiene su origen en la India y se extendió poco a poco hacia los demás continentes. Hoy en día la práctica de Yoga se ha hecho rutinaria y cada vez cuenta con más yoguis por todas partes del mundo.

El Yoga es una disciplina que comienza con etapas muy simples y sencillas. Luego se va haciendo cada vez más intensa hasta lograr la etapa suprema. Aquí es donde el ser humano se conecta directamente con el Universo. Pero también se desprende de todo tipo de perjuicios para conocer el Nirvana.

Para llegar al dominio de esta quinta etapa es preciso haber asimilado anteriores que son: Yamas, Niyamas, Asana, y Pranayama. Luego se debe proseguir con el aprendizaje de la disciplina y alcanzar el conocimiento y dominio de las siguientes. Las cuales sabemos que son Dharana, Dhiana y finalmente Samadhi.

Características más resaltantes del PRATYAHARA

Vamos a concretarnos en el Pratyahara que es la quinta etapa y a conocer cuáles son sus características más resaltantes:

Pratyahara

El Pratyahara, se caracteriza principalmente por el aislamiento sensorial de estímulos. Es decir, que con el dominio de esta rama de las 8 ramas del Yoga, el individuo logra desprenderse del mundo que lo rodea. Dejando sus cinco sentidos corporales fuera de toda conexión con la mente y el espíritu.

La palabra Pratyahara, deviene de los términos sánscritos Praty que significa distancia, aislamiento o alejamiento. Y Ahara que significa alimento o todo aquello que se ingiere o se asimila a través del cuerpo o mente.

Sintetizando, el Pratyahara, significa alejarse de toda injerencia de carácter externo. También alejarse de todo cuanto pueda perturbar los estados divinos de la más suprema elevación espiritual. Se trata de destetar al ser humano de todo consumo externo que perturbe el éxtasis de lo elevado y divino.

¿Qué se conoce como Indriya?

Indriya es sin más ni más, la retirada de todos los sentidos corporales. Tales como el oído, el gusto, el tacto, el olfato y la vista. Es simplemente caer en un sueño profundo, muy profundo donde se vence todo dolor. Al igual que toda sensación que perturbe la paz del cuerpo, la mente y el espíritu.

Los sentidos sensoriales del cuerpo físico, se aíslan y se separan, dejando al cuerpo y la mente totalmente vacíos e incapaces de captar sensación alguna. Para lograr este estado, es necesario un grado de concentración muy elevada y atraer todos los sentidos hacia una sola región del cuerpo donde serán atrapados y amordazados por así decirlo de una manera inteligible.

En esta etapa de la práctica, se debe controlar el Karma. Para lo cual se deben someter a todos los órganos motores. Aquí la mente es sometida y retirada de toda intención malsana y se acalla, dirigiéndose hacia el interior.

¿Qué son las prácticas del Pratyahara?

Las prácticas son varias y controversiales en algunos casos, veamos algunas de estas:

En realidad una de las prácticas más consecuentes del Pratyahara, es el Pranayama. Esto se logra mediante mucha concentración. Aquí el individuo se va retirando de todo sentimiento externo, lo va atrapando y lo lleva hacia el interior.

Digamos que recoge toda conexión con el mundo y sus cinco sentidos que lo conectan a este. Luego los guarda en un arca impenetrable que se encuentra en el interior del mismo. Ya que así no tiene la más mínima posibilidad de aflorar mientras se mantenga el yogui en ese estado.

Se van cortando poco a poco todas las conexiones con los sentidos hacia el exterior. Y esto se logra por medio de la respiración, inhalando y exhalando muy lentamente, de manera prolongada, sostenida y lenta. De esta forma se va logrando el aislamiento de forma gradual.

Tenemos otra técnica para inducir al individuo en el Pratyahara. La cual se efectúa mediante ir reduciendo los estímulos físicos a su mínima expresión. Esto se logra canalizando los cinco sentidos hacia uno solo, por ejemplo la audición.

De esta manera la mente engulle ese único sentido que en realidad ha recogido a los otros cuatro y de esta forma se atrapan todos en uno. Toda la concentración se debe canalizar en un solo punto (en medio de las cejas). Este punto se conoce como Ajna Chakra, también este punto es lo que se conoce como el tercer ojo.

Esto se logra mediante la respiración y podemos comentarles a manera de ayuda algunas literaturas informativas como herramientas de apoyo:

  • Ayuverda y la Mente por David Frawler.
  • Los Yogas Sutras por Patanjaly.
  • Khedrup Norsang Gyatso y Ornamento de Acero por Gavin Kilty.

¿Qué personas pueden practicar Pratyahara?

Conociendo con antelación lo expresado en párrafos anteriores. Debemos deducir que para llegar a la práctica de la quinta rama del Yoga, la cual se conoce como Pratyahara. Primero se deben haber estudiado aprendido y practicado con suficiente destreza, todas y cada una de las cuatro ramas anteriores.

Por tanto, los yoguis en sus inicios son como niños pequeños que deben comenzar alimentándose con leche materna. Luego pasan a las papillas, seguidamente a los sólidos triturados y finalmente a los sólidos enteros donde tienen que masticar muy bien antes de tragar.

Toda disciplina tiene comienzos suaves que se van intensificando a medida que se van haciendo avances por etapas y estas etapas deben comenzar y cerrar un ciclo específico dentro de la disciplina.

Para culminar todas las ochos etapas que constituyen las ocho ramas del Yoga, es necesario tiempo y dedicación. Pero sobre todo perseverancia y un profundo deseo de lograrlo. Las personas que pertenecen, que en realidad son miembros activos de la disciplina del Yoga. Siempre deben observar a cabalidad, todas y cada una de las leyes componentes de cada etapa.

¿Por qué es bueno practicar Yoga?

Yoga es una excelente disciplina practicada por millones de personas en el mundo entero y trae consigo paz y armonía. También trae respeto por el ser humano, por los animales y por las plantas. Es decir, por todo aquello vinculado al planeta Tierra y más aún al  Universo.

Por qué es bueno practicar Yoga

Por qué es bueno practicar Yoga

Los practicantes de Yoga son personas alejadas de todo tipo de miseria humana, desconocen la violencia física y mental. Estos seres no toman venganza, no son golosos ni tienen apego alguno por las cosas materiales.

Los yoguis están desprendidos de todo sentido de pertenencia, para ellos nada pertenece a una persona en particular. Para ellos las cosas son del que las necesite realmente y por el tiempo que las necesiten.

De manera que así como el Sol brilla para todos, el agua de ríos y mares nos pertenecen por igual. Y el aire no nos lo pueden negar, así todo aquello que es de orden material debería ser para uso y usufructo de quien lo amerite transitoriamente.

Si el conocimiento y práctica de Yoga se le impusiera a todo el mundo como una ley obligatoria de cumplir. Sencillamente en el Planeta Tierra cesarán las guerras, la ambición de poder, las religiones y sus tabúes.

Pues así el hombre actuaría con más sensatez, por instinto como los animales, pero con inteligencia para canalizar sus actos. En resumidas cuentas el planeta y sus habitantes sería un verdadero paraíso. Es por esa razón que los practicantes de la quinta rama del Yoga Pratyahara. O que ya la lograron canalizarla, saben muy bien cómo vivir mejor en todos los sentidos.

Cuarta rama del Yoga “PRANAYAMA” (La regulación de la respiración)

Cuarta rama del Yoga “PRANAYAMA” (La regulación de la respiración)

La Cuarta rama del Yoga PRANAYAMA” (La regulación de la respiración), es muy importante ya que mediante la respiración, se puede regular el flujo sanguíneo al activar la circulación y esto de por sí conlleva a una mayor oxigenación del cerebro y con ello su plena facultad de responder a cualquier estímulo.

Como sabemos, el Yoga es una disciplina milenaria Hindú, y esta disciplina a su vez consta de ocho ramas. Cada una de éstas por separado tiene su propia función y sus propias normas o principios.

El Pranayama, considerada la cuarta rama del yoga, está basada en el control de la respiración. El origen de este nombre se divide en dos, “Prana” que significa energía vital y “Ayama” que significa extensión. Esta palabra es de origen sánscrito y armoniza la energía a través de la respiración.

Sin embargo, esta rama consta de diferentes técnicas y podemos decir que se trata básicamente de las técnicas conocidas como: Ujjayi, Bhastrika, Kapalabhati y Nadi Sodhana entre otras. Es de destacar que cada una de estas técnicas aporta sus propios beneficios y todas en sí conforman un todo en torno a la respiración.

Pero veamos en sí cuáles son los beneficios que brinda a sus practicantes la cuarta rama del Yoga PRANAYAMA”.

Beneficios del Pranayama como cuarta rama del Yoga

  • Activa la circulación, permitiendo una mejor irrigación cerebral.
  • Contribuye a que las personas puedan tener un mayor grado de concentración.
  • Aporta una gran sensación de paz y sosiego a las personas que logran concentrarse en esta tan importante rama del Yoga.
  • Contribuye a limpiar los pulmones por la elevación de oxigeno que se permiten recibir.
  • Es determinante para la eliminación de toxinas a través de las exhalaciones de aire
  • Calma los estados febriles e inquietudes de la mente a través de la relajación.
  • Contribuye a la sanación de algunas enfermedades, sobre todo aquellas que son de origen psicosomático.
  • Desecha los pensamientos negativos, aleja los malos sentimientos tales como la venganza, el rencor, la tristeza, la depresión, la angustia o la rabia.
  • Contribuye activamente a la regeneración de las células.
  • Trae consigo una innegable sensación de bienestar que se puede apreciar prácticamente de inmediato al comenzar los ejercicios de respiración.
  • Aumenta la cantidad de oxígeno en la sangre y con ello los beneficios colaterales que esto implica.

Una vez conocidos los principales beneficios de la cuarta rama del Yoga PRANAYAMA”, vamos a proceder a detallar cada una de sus técnicas por separado:

Ujjayi

Esta técnica de la cuarta rama del Yoga PRANAYAMA”, se destaca por emitir sonidos con la respiración. Es decir, a medida que se va practicando, el sonido se pone de manifiesto ocasionando una sensación de auto control y seguridad.

Prácticamente es una técnica relativamente nueva, sienta sus bases en el control voluntario e involuntario de la respiración de manera sostenida. De esta forma, los cambios fisiológicos y psicológicos se pueden adecuar a conveniencia del yogui.

La inspiración y la espiración toman un rol determinante en estos ejercicios respiratorios para buscar una sensación de paz y a la vez energizar el organismo a base de dosis generosas de oxígeno en el cuerpo.

Otra de las modalidades que se aplican en esta rama del yoga, y dentro de lo que es la técnica del Ujjayi, es el sostenimiento del aire por lapsos de tiempos regulados buscando algunos efectos placenteros y beneficiosos, y la retención del mismo, tanto con los pulmones llenos, como cuando se evacúan de aire.

Las fases tienen diferentes lapsos de tiempo, cada yogui pone en práctica su propio sistema adecuándolo a su mayor comodidad durante las sesiones. Esta práctica puede conjugar rajas y tamas para conducir al yogui a un estado sávtico.

El sonido de la espiración se hace rítmico y acompasado, tal como el movimiento de las olas del mar. Esto lleva a las personas a estados realmente satisfactorios y placenteros. Hace que el pecho se expanda, facilitando la cura de algunas dolencias.

Bhastrika

Se trata de otra de las técnicas de respiración que conforman el grupo de la cuarta rama del Yoga PRANAYAMA”. Esta técnica se apoya  también en la respiración, se conoce como la respiración de fuego. La técnica del Bhastrika, es parecida a la anterior, pero la respiración se efectúa con mayor rapidez. También de forma acompasada y a la vez sostenida, con sus retenciones de aire por segundos antes de realizar la exhalación.

Todo es cuestión de práctica hasta lograr el acompañamiento preciso para llevar a cabo el ejercicio con suficiente precisión. Esta técnica es anterior a la que se conoce con el nombre de Kapalabhati, y es por eso que se deben realizar de manera ordenada, ya que de alguna forma, están interconectadas entre sí.

La respiración es bastante sonora y se asemeja a observar la respiración de una persona que viene de correr por largo rato, o sea, la respiración es rápida y corta, además de ser sostenida y profunda. Por eso te recuerdo la importancia que tiene la cuarta rama del Yoga PRANAYAMA”.

Kapalabhati

Nuevamente nos encontramos frente a otra de las técnicas utilizadas en la cuarta rama del Yoga PRANAYAMA”. En el Kapalabhati, en primer lugar lo correcto es tomar una postura adecuada para realizar este ejercicio. Ésta debe ser la postura más común de los yoguis, sentarse de manera erguida en el suelo, con las piernas cruzadas a la manera de Budas.

Esta práctica, es considerada como una especie de calentamiento antes de entrar a practicar Yoga profundamente. Mediante este ejercicio se planifica, una limpieza profunda del cerebro, mediante la respiración profunda con su consabida oxigenación, se activan las células del cerebro y se aclara de manera increíble la mente.

Las fosas nasales cumplen una función importante en este ejercicio. Ya que es a través de éstas por donde debe penetrar el aire hacia los pulmones. Luego debe exhalarse el aire que trae consigo todas las toxinas, a través de la boca.

Esta técnica es ideal para detener los procesos gripales o en todo caso para mejorar la situación del paciente si la enfermedad ya ha tomado cuerpo.

Nadi Sodhana de la cuarta rama del Yoga “PRANAYAMA”

Nadi Sodhana de la cuarta rama del Yoga “PRANAYAMA”

Nadi Sodhana

Estamos frente a un ejercicio de respiración purificadora, se puede concebir mediante un canal de respiración direccionado hacia la limpieza de los pulmones. De hecho esta palabra proviene del idioma sánscrito en el que Nadi traduce “canal” y Sodhana “purificar”.

De manera que el Nadi Sodhana es la técnica de respiración que se practica con el fin de purificar todas las vías respiratorias, en especial los pulmones.

Tomando en cuenta que las técnicas, o normas de la respiración que componen esta cuarta rama del Yoga PRANAYAMA”. Que en realidad irían seis, podemos decir que ésta es la más importante ya que gracias a esa purificación de las vías respiratorias. O sea de todo el aparato respiratorio, es que se pueden llevar a cabo con éxito el resto de las técnicas de respiración.

Es en sí una respiración profunda, alterna y purificadora. Pero es preciso aclarar que todas estas técnicas de respiración pudieran ser perjudiciales en algunos casos. Solo si las personas sufren de algún tipo de enfermedades tales como anginas de pecho, asma, u otro tipo de padecimientos que tengan que ver con  las vías espiratorias o coronarias.

Por tal motivo instamos a las personas a consultar siempre con un profesor o guía antes de adentrarse de lleno en cualquier tipo de prácticas por primera vez. Porque la cuarta rama del Yoga PRANAYAMA” es para experimentados.